Alemania, Suiza y la República Checa importaron menos vino entre enero y septiembre de 2016

web_fotoAlemania continúa como primer importador mundial de vino en volumen pese a reducir sus compras de espumosos, envasados y graneles. Solo aumentó el gasto en vino espumoso, al subir bastante de precio. La importancia del granel, vino con escaso valor, hace que Alemania siga muy lejos de la inversión realizada por Estados Unidos y Reino Unido, países que más gastan en vino. Por otra parte, Suiza gastó un 2,6 % más en vino durante estos nueve meses gracias a la subida de espumosos y envasados, vinos con gran valor. Sin embargo, la caída del granel marcó el descenso global en volumen. Con menor cuota en el comercio mundial que los dos anteriores, la República Checa redujo el volumen importado de todos los vinos, aunque gastó alrededor de un 2 % más en todos ellos al subir de precio.

Italia gana cuota como país que más factura por ventas de vino a Alemania, Suiza y la República Checa, si bien España es el principal proveedor en volumen en el mercado checo, pese a vender un 25 % menos de vino. Alemania y Suiza redujeron bastante el volumen importado de vino español, con mejor evolución en valor (incluso creció a buen ritmo en Suiza) al subir el precio medio.