Fever-Tree lanza dos nuevos “mixers” para mezclar con destilados oscuros

Charles Rolls co-fundador de Fever-Tree.

Todo empezó en 2005 cuando los fundadores de Fever-Tree, Charles Rolls y Tim Warrillow, viajaron por todo el mundo para crear la primera tónica Premium y, a su vez, crear la que ahora denominamos categoría de mixers Premium. En esa época empezábamos a vivir el boom del gin-tonic en España, en el que muchos de nosotros hemos aprendido a valorar una buena copa y a personalizarla. Ahora, Fever-Tree quiere que los amantes de los destilados oscuros también puedan dar nuevos matices a sus combinados, sin que estos pierdan calidad al mezclarlos con refrescos de inferior categoría. Por eso, la marca británica de mixers Premium, amplía su gama con dos nuevas variedades de Ginger Ale.

Los nuevos Ginger Ale de Fever-Tree, ‘Spiced Orange’ y ‘Smoky’, siguen la filosofía de la marca de usar los mejores ingredientes recolectados por pequeños proveedores de alrededor del mundo. Ambos cuentan con una base de 3 jengibres diferentes procedentes de Costa de Marfil, India y Nigeria. La mezcla única de estos tres jengibres le aporta al mixer una increíble frescura y un aroma que complementa a la perfección con los matices de los mejores destilados oscuros. Por una parte, la singularidad del ‘Smoky’ reside en el toque que le da la madera de manzano ahumada procedente de México. Por otra parte, el ‘Spiced Orange’, tiene un toque cítrico que le aportan las clementinas de Suráfrica y una nota dulce y sutilmente picante que le da la canela de Sri Lanka. Estos dos nuevos sabores, que estarán disponibles a partir de la primavera, amplían la familia de mixers de Fever-Tree y abrirán las puertas a explorar nuevos matices y potenciar las características de los mejores rones, whiskies, coñacs y bourbons.

Tim Warrillow, co-fundador de Fever-Tree comenta que “en Fever-Tree hemos identificado en los destilados oscuros las mismas tendencias que llevaron en su día a lo más alto el consumo de ginebras Premium, como la ‘premiumización’ de la cultura del cóctel o el incremento de destilerías artesanales. La oportunidad a largo plazo es muy significativa; las principales marcas de whiskies, rones y brandies representan en conjunto un 60 % del total del consumo de destilados Premium, comparando con el 6 % que supone el consumo de ginebras Premium”.

ún y el cambio de distribuidora en España a principios del año anterior, la marca británica mantuvo las ventas durante este primer año de transición y adaptación. Con todo, Fever-Tree espera crecer significativamente en ventas este 2017 hasta llegar al objetivo de duplicarlas en 2020 gracias a la fuerza comercial de Osborne. Para ello, Fever-Tree seguirá firme en sus valores de naturalidad y apostará, como está demostrando, por la innovación para poder ofrecer nuevos sabores a todos los consumidores inconformistas.

A nivel global, la firma británica se encuentra en 65 mercados y en 2017 ha sido elegida por tercer año consecutivo la marca de tónica “Más Vendida” y “La Más Solicitada” en el “Informe de Los 50 Mejores Bares y Restaurantes” elaborado por la publicación independiente Drinks International.

 

Notas de cata: Smoky Ginger Ale y Spiced Orange Ginger Ale

 

  • Smoky Ginger Ale se elabora a partir de la combinación de una mezcla única de tres jengibres exclusivos, con madera de manzano ahumada y sutiles notas cítricas. Las virutas de madera de manzano se ahúman usando una tecnología especial que es capaz de dejar fuera las toxinas cancerígenas y captar los volátiles de humo deseados – los compuestos que le dan ese exquisito sabor ahumado – sin perder ninguna nota de aroma. Diseñado para mejorar los espirituosos oscuros, esta mezcla única complementa a la perfección las complejas notas de una amplia variedad de tipologías de whiskies.
  • Spiced Orange Ginger Ale nace de la combinación de una mezcla de tres jengibres únicos, clementina dulce y canela picante. La combinación de jengibre, cítricos y especias ha sido elaborada para complementar los complejos matices encontrados en los mejores destilados oscuros, en particular en rones y coñacs.