El impacto del recorte en inversión en el empleo: 100.000 puestos de trabajo menos

Redacción/EP. Tras la rescisión de contratos y el retraso en las obras anunciado por Fomento, constructoras, patronal y sindicatos coinciden en señalar el grave deterioro que el tijeretazo en la construcción supondrá para el empleo. Los agentes del sector estiman en unos 100.000 los puestos de trabajo que se verán afectados con el recorte en 6.400 millones en inversión que ayer Blanco concretó en 32 contratos rescindidos y 199 obras retrasadas.

Las constructoras prevén una pérdida de 110.00 empleos
 La Confederación Nacional de la Construcción (CNC) augura una cadena de expedientes de regulación de empleo (EREs) en el sector como consecuencia del recorte que, según sus cálculos, supondrá la pérdida de entre 75.000 y 110.000 empleos.

"Se prevé una caída brusca en el empleo del sector y muy concentrada en los próximos meses", indicaron a Europa Press en fuentes de la patronal, que aseguran que las medidas anunciadas hoy por el departamento que dirige José Blanco constituyen el mayor ajuste de obra civil de la historia.

La patronal teme también que esta reducción de inversión en la obra pública suponga la desaparición de empresas constructoras, "sobre todo de aquellas que no puedan encontrar nichos de actividad alternativos".

La CNC indicó que además de ajustes de empleo y el riesgo de desaparición de las empresas, la suspensión de contratos puede provocar problemas financieros a las constructoras, toda vez que los créditos que solicitan para ejecutar los proyectos tiene a la obras como garantía.

Por todo ello, la patronal solicitó a Fomento que ponga en marcha cuanto antes el Plan Extraordinario de Infraestructuras que actualmente prepara, con el que se prevé promover obras por 17.000 millones de euros en dos años en colaboración con la iniciativa privada.

Además, la CNC pide al Gobierno que en la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado de 2011 prime la reducción del gasto no productivo con el fin de que "quede algún remanente" para las obras públicas.

Toxo afirma que se perderán 100.000 empleos
Por su parte, el secretario general de la Confederación Sindical de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, ha critica los recortes del Gobierno en infraestructuras, ya que "esta paralización de obras en materia de ferrocarril o carreteras puede suponer en septiembre la no creación de 100.000 empleos asociados, directa o indirectamente, a la actividad que depende de esa parte de la inversión productiva, consolidando una tendencia al mantenimiento del riesgo de destrucción de empleo en el país, más allá de los datos que puedan aportar las cifras del verano de desempleo".

A su juicio, retirar 15.000 millones de euros de la circulación en medio de una crisis de demanda, a través de la reducción de los salarios, la congelación de las pensiones o la reducción de la inversión productiva, "sólo puede provocar un mayor crecimiento del desempleo, que se verá a partir de septiembre, y que vendrá a sumarse a cifras ya dramáticas de paro". Toxo añadió, "a un retraso en la salida de la crisis económica, una mayor profundización de caída de lo que queda del año 2010, que duplicará la cifra estimada por el Gobierno, y una mayor ralentización del ritmo de crecimiento económico para el año 2011".

Por lo que, para el secretario general de la Confederación Sindical de CCOO, "sobran las razones que justifican la convocatoria y la realización de la huelga general del próximo 29 de septiembre".

UGT habla de 115.000 empleos
MCA-UGT también lamentó el recorte en las inversiones en obra pública. La federación del sindicato liderado por Cándido Méndez reiteró que el Plan Extraordinario de Infraestructuras era un ejemplo a seguir por su carácter anticíclico y que la decisión de Fomento, junto a la reforma laboral y otros "giros" en las políticas económicas del Gobierno, no hace sino generar "más desempleo" y retrasar y "endurecer socialmente" la salida de la crisis.

Ante el anuncio del titular de Fomento, José Blanco, en el Congreso, MCA-UGT recordó su "absoluto desacuerdo" con el recorte por su repercusión "negativa" en el empleo. "La decisión del Gobierno es absolutamente contrario a lo que viene planteando la federación, ya que el recorte de inversión en obra pública quiebra el efecto anticíclico del Plan Extraordinario de Infraestructuras", concluye la nota.

Acerca de ProfesionalesHoy 14899 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy