Taleb Rifai, secretario general de la Organización Mundial del Turismo

La reciente celebración de Fitur constató el buen estado de salud del sector del turismo. Tras un difícil 2009, el año pasado recuperó las cifras de turistas internacionales, demostrando su fortaleza y mirando con optimismo hacia el futuro. Hablamos con Taleb Rifai, secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), que hace balance del año que acabamos de cerrar y reflexiona sobre los retos a los que se enfrenta un sector clave en la economía mundial.

Por Lucas Varas

¿Qué balance hace del 2010, a la vista de la recuperación del turismo internacional registrada durante el pasado año?
Habiendo sido testigo de la desaceleración del crecimiento a raíz de la crisis económica mundial, el turismo internacional registró una recuperación más rápida de lo esperado en 2010. Las llegadas de turistas internacionales crecieron cerca de un 7%, hasta los 935 millones, con una amplia mayoría de destinos presentando cifras positivas. Una tendencia clave en 2010, reflejo de la situación económica desde un punto de vista global, ha sido la diferente velocidad de recuperación en las diferentes regiones del mundo. Si bien todas las regiones han registrado crecimiento, las economías emergentes siguen siendo los principales impulsores de la recuperación del turismo internacional.

¿Cuáles han sido las claves para estas buenas cifras?
Esta recuperación ha sido, sin duda, impulsada por la mejora de las condiciones económicas mundiales en 2010. Hay que tener en cuenta la comparación de los resultados de 2010 con los de 2009, un año extremadamente complicado en el que la llegada de turistas internacionales en todo el mundo disminuyó un 4%. 2010 ha sido, por tanto, el año de la recuperación tras un año de fuerte caída.

¿Cuál ha sido el impacto final de la erupción del volcán Eyjafjallajoukull sobre la recuperación del turismo en Europa?
Europa, que sigue siendo el principal mercado mundial de turismo tanto en términos de llegada de visitantes como de salida de turistas, ha sido testigo de la recuperación del sector turístico, pero a un ritmo más lento en comparación con con otras regiones, con un incremento del 3% hasta los 471 millones de llegadas en 2010. Este resultado puede estar en parte vinculado a los trastornos causados por la erupción del volcán en Islandia, pero también han entrado en juego otros factores. La incertidumbre económica que afecta a la zona euro, por ejemplo, ha tenido ciertamente un impacto en la recuperación de Europa.

¿Podría repetirse una situación similar en el futuro?
Para evitar una situación como la que siguió a la erupción del volcán, todos los actores de la cadena de valor del turismo deben unirse para trabajar más y mejor hacia una mayor integración y cooperación con unas líneas de responsabilidad y acción bien definidas. Solo trabajando juntos podremos aumentar la competitividad y responder a desafíos como los que surgieron a partir del cierre del espacio aéreo europeo en abril de 2010. El sector del turismo en Europa cobró impulso a partir de la segunda mitad del año y algunos países tuvieron buenos resultados por encima del promedio regional. Sin embargo, esto no fue suficiente para que los resultados generales superasen las pérdidas de 2009. La OMT prevé que el crecimiento continúe en Europa en 2011 a un ritmo de entre el 2% y el 4%.

¿Que perspectivas tiene nivel global para este 2011? ¿Cuáles están siendo las tendencias en cuanto a los destinos turísticos?
Para 2011, la OMT pronostica la continuidad del crecimiento de las llegadas de turistas internacionales a un ritmo más lento, entre el 4% y el 5%. En lo que se refiere a las tendencias, se espera que las economías emergentes continúen liderando la recuperación del turismo internacional, dada su creciente importancia geopolítica, el auge de sus economías, el apoyo gubernamental al sector y una implicación cada vez mayor y más activa por parte del sector privado. Se prevé que Asia, el Pacífico y Oriente Medio, por ejemplo, crezcan entre un 7% y un 10%.

¿A qué retos se enfrenta el turismo mundial a corto plazo?
El desempleo, el eslabón más débil en la economía mundial, es sin duda uno de los mayores retos de cara a 2011 y años posteriores. En efecto, la recuperación gradual del empleo prevista para 2011 sigue siendo demasiado débil para compensar los empleos perdidos durante la crisis económica. El turismo internacional está estrechamente vinculado a la salud de la economía mundial en general, y a los negocios y la confianza de los consumidores en particular, por lo que el elevado nivel de desempleo impacta de manera significativa en el sector.

¿Cuál es la fuerza del turismo como motor de la recuperación económica y de la generación de empleo?
Contabilizando directa e indirectamente una recuperación estimada de entre el 6% y el 7% del empleo global, y teniendo una capacidad mayor que la mayoría de los sectores para crear puestos de trabajo y distribuirlos a través de la economía, el turismo ofrece una oportunidad clave para luchar contra una recuperación sin empleo. En 2011, una expansión del mercado del turismo significará una expansión del mercado laboral, capaz de proporcionar trabajo digno y oportunidades para empresas sostenibles. Otro problema es la reciente tendencia hacia la introducción y el aumento de los impuestos sobre viajes como un medio para equilibrar las cuentas públicas. Estas tasas afectan seriamente la capacidad del turismo para generar empleo y estimular el crecimiento económico, especialmente para los países en desarrollo, mediante los ingresos de exportación que son fundamentales para una recuperación económica estable.

Ha sido 2010 un año de conflictos laborales, como hemos visto en Francia o en España. ¿Ha tenido un impacto real sobre el flujo de viajeros al sur de Europa?

Europa del sur y del Mediterráneo registró 168 millones de llegadas de turistas internacionales en 2010 (un 18% del total de las llegadas a Europa), con un incremento del 3% sobre el año anterior. Estas cifras están en consonancia con el crecimiento global en Europa, donde la recuperación está tardando más tiempo en consolidarse. Esto puede atribuirse a muchos factores, entre ellos un crecimiento económico más lento en la zona euro, el elevado nivel de desempleo y la dependencia de muchos destinos del sur de Europa en el mercado de origen británico, con la presión que la debilidad de la libra ejerce sobre los viajes internacionales. Sin embargo, no consideramos que las huelgas en algunos países mediterráneos del sur hayan afectado severamente los resultados del turismo internacional en la región.

¿Cómo valora la actuación de las autoridades españolas tras la crisis de controladores aéreos del pasado mes de diciembre, con el cierre del espacio aéreo y la posterior militarización del control aéreo?

La huelga de controladores del tráfico aéreo de principios de diciembre tuvo lugar durante un periodo de dos días y, como tal, no tuvo un impacto a largo plazo sobre las cifras globales del turismo. Me complació ver la rapidez con la que se resolvió el asunto y que la red de aeropuertos fuese capaz de volver a operar para los viajeros domésticos e internacionales.

Acerca de ProfesionalesHoy 20533 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy