Néstor Turró, presidente del Gremio de Constructores de Obras de Barcelona y Comarcas

La internacionalización de las empresas está ganando cada vez más importancia como una opción en una época en la que el mercado interior está estancado. Por ello, el Gremio de Obras de Constructores de Obras de Barcelona y Comarcas ha abierto un servicio para el asesoramiento de aquellos agremiados que deseen emprender la aventura. Hablamos de este asunto y de la situación con Néstor Turró, presidente del Gremio.

Por Lucas Manuel Varas Vilachán

¿Qué facilidades ofrece el servicio de asesoramiento internacional a las empresas del gremio?
En la fase de lanzamiento del servicio de asesoramiento internacional vamos a centrar nuestros esfuerzos en la presentación y la exposición permanente y temporal de productos, proyectos y dispositivos para la construcción, en la localización de distribuidores, en ofrecer información sobre licitaciones, en la elaboración de estudios de mercado, en la participación en ferias sectoriales y misiones empresariales y en ofrecer asesoramiento comercial. Estos son los ejes iniciales sobre los que desarrollaremos las actuaciones.

Esta asesoría se encuentra en una primera etapa. ¿Cuáles son los planes para el futuro de este servicio?
El nuevo servicio del Gremio de Constructores de Obras de Barcelona y Comarcas evolucionará a partir de las necesidades que presenten las empresas agremiadas en este ámbito y también en función de las nuevas oportunidades de negocio que se den en áreas geográficas o países concretos. Queremos que sea un servicio vivo, dinámico y muy adaptado a las necesidades reales de las empresas que lo utilicen en cada momento.

¿Sobrevivir al parón, primero de la construcción residencial y ahora de la obra pública, pasa necesariamente por la internacionalización?
Está claro que la internacionalización es una de las alternativas principales para las empresas españolas, toda vez que el mercado interno está estancado. Ello es aplicable tanto a las empresas del sector de la construcción como a las de otros sectores económicos. En clave española, desde el Gremio, conjuntamente con otras entidades del sector, también estamos trabajando para fomentar las actividades de rehabilitación y mantenimiento de edificios mediante un tratamiento fiscal más adecuado, lo que redundaría en la creación de puestos de trabajo de alto valor añadido. Consideramos que el actual marco fiscal es un lastre para el desarrollo de este mercado.

Las grandes constructoras hace tiempo que emprendieron este camino, ¿qué debe animar a un pequeño o mediano constructor a salir fuera?
En la actual coyuntura económica, salir al exterior puede contribuir a mantener la estructura y la facturación de la empresa. Como presidente del Gremio, quiero animar a las empresas del sector a que contemplen la posibilidad de trabajar en otros mercados. Por nuestra parte, con el nuevo servicio de internacionalización, queremos contribuir a que tomen esta decisión con las máximas garantías.

¿Cuáles son las posibilidades que se ofrecen a ese pequeño constructor para salir al exterior? ¿Existe la posiblidad de salir de la mano de otras empresas?
Hay que perder el miedo, sobre todo por parte de las pequeñas y medianas empresas, a afrontar proyectos conjuntamente con otras empresas, sean del país o extranjeras. En cualquier caso, nuestro día a día nos indica que cada vez son más las empresas pequeñas que deciden salir al exterior de forma individual.

¿Cuáles son los riesgos de salir al exterior? ¿Qué precauciones debería tomar aquel que se embarque en la aventura?
Conocer el mercado donde se pretende desarrollar un proyecto es fundamental. Aquí no valen experimentos ni improvisaciones. Es por ello que hemos decidido lanzar este nuevo servicio de acompañamiento empresarial.

¿Dónde están las oportunidades de negocio en la actualidad? ¿Qué mercados están funcionando mejor y cuál es la tendencia a corto y medio plazo?
En esta primera etapa vamos a centrarnos en las oportunidades de negocio que ofrecen países como Cuba, Panamá, Chile, Brasil y Alemania. Hasta ahora, algunos países del Magreb, como por ejemplo Argelia o Túnez, también ofrecían buenas oportunidades. Pero quizás debamos dejar pasar un tiempo hasta que se clarifique la situación política y social que vive la zona.

¿Cuál está siendo el comportamiento del mercado catalán con la crisis?
Al igual que ocurre en el resto de España, en Cataluña el mercado residencial sigue estancado, mientras que la obra pública sufre las consecuencias de las políticas de austeridad presupuestarias que aplican las distintas Administraciones.

¿Hasta qué punto encontrar nichos de negocio en el exterior compensa esta caída?
Las llamadas economías emergentes están creciendo a ritmos importantes y requieren de inversiones cuantiosas en obra pública. Además, en muchos países está surgiendo una clase media que empieza a contemplar la posibilidad de acceder a una vivienda que tenga mejores condiciones, por lo que el mercado residencial ofrece también buenas oportunidades en estos países. Si confrontamos esta realidad con la del mercado español, llegamos a la conclusión de que las mejores oportunidades de negocio se dan ahora mismo en el exterior. Sólo hace falta decisión.

¿Cuáles son las previsiones para este año? ¿Está aún lejos la recuperación del sector?
A corto plazo, las perspectiva para el mercado residencial siguen siendo las mismas, es decir, de no recuperación, mientras que es previsible que la obra pública se vea perjudicada a nivel presupuestario. Con un problema añadido: la falta de financiación está estrangulando la tesorería de muchas empresas.

Acerca de ProfesionalesHoy 20533 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy