El sector farmacéutico representa el 18% de la I+D en España

A pesar de los fuertes ajustes que está sufriendo la Industria Farmacéutica en nuestro país, la investigación que sigue realizando representa el 18% de toda la I+D española, uno de los más altos junto con la industria del automóvil. Estos fuertes ajustes están afectando al esfuerzo inversor de las compañías del sector en I+D, tal como lo atestiguan los resultados de la encuesta realizada por Farmaindustria a los laboratorios asociados, sobre el gasto de I+D en 2011. Del análisis de los datos se desprende que la inversión en I+D de la industria farmacéutica en España ha bajado por primera vez desde 2007 de los 1.000 millones de euros, debido al fuerte impacto de las medidas de contención del gasto farmacéutico adoptadas en 2010 y 2011. También esta desaceleración del gasto en I+D ha provocado que por segundo año consecutivo, el nivel de empleo en 2011 en tareas de investigación y desarrollo sea el más bajo desde 2006 (4.490 personas).
Ante este escenario económico adverso, la industria Farmacéutica debe de buscar nuevos instrumentos de financiación que les permita seguir manteniendo su posición privilegiada como industria puntera en I+D. A nivel fiscal, cabe destacar la implementación de nuevos incentivos fiscales así como la entrada en vigor de la nueva legislación, lo que ha provocado en los últimos años un cambio en el escenario de la aplicación de las ventajas fiscales hasta ahora centrado principalmente en las deducciones por I+D. Así, La industria farmacéutica debe aprovecharse del abanico de beneficios fiscales enfocados en la innovación y sostenibilidad en la actividad empresarial que ofrece la legislación tributaria en España: por un lado la reducción de ingresos procedentes de determinados activos intangibles (Patent Box), que reduce en un 50% los ingresos que formarán parte de la base imponible sujeta al Impuesto de Sociedades; por otro, las deducciones fiscales que reducen la cuota del Impuesto de Sociedades, siendo las más utilizadas las deducciones por actividades de I+D y las deducciones por inversiones destinadas a la protección del medio ambiente.
La estructura de negocio de la industria farmacéutica, favorece y alienta la cesión del  conocimiento entre distintas empresas (inter o intra grupo,  nacional o internacional), ya que en muchos caso, el desarrollo de un principio activo se realiza por una empresa distinta a la que luego los explota. Por ello, esta industria se puede considerar como un paradigma en la aplicación de este incentivo. Con Patent Box se obtiene un notable ahorro fiscal, ya que los gastos derivados de la creación del activo objeto de cesión (un principio activo, una patente, una licencia sobre cómo fabricar una serie de productos, etc.), se imputarán en su totalidad, mientras que los ingresos derivados de su cesión, sólo se considerarán por la mitad de su valor. De esta forma, la empresa que ha asumido directa o indirectamente la creación del activo intangible, puede beneficiarse de dos incentivos fiscales complementarios y compatibles: las deducciones por I+D+I sobre los gastos soportados en el proceso de creación del activo; y podrá minorar en el 50% de los ingresos derivados de su explotación, cuando ésta se realice mediante su cesión a otras empresas. La reducción no podrá aplicarse a partir del período impositivo siguiente a aquel en el que los ingresos procedentes de la cesión, excedan del séxtuplo del coste de su creación (activo que figure reflejado en balance y/o los gastos de investigación y desarrollo incurridos para la obtención del mismo).
No menos importante es que la aplicación intergrupo del Patent Box permite la optimización del Cash-flow fiscal de la empresa, gracias al impacto que produce este incentivo en el cálculo de la base imponible, y por lo tanto, en los pagos fraccionados del impuesto de Sociedades por parte de la entidad declarante, representando un ahorro financiero y fiscal significativo.
Alma Consulting Group, como experto en ayudar a las empresas a reducir su carga fiscal, trabaja con el cliente para vencer todos los posibles obstáculos que puedan surgir para la aplicación de este incentivo fiscal, tales como: la identificación de los proyectos que pueden acogerse al beneficio y su justificación; identificar el activo que las empresas están creando; cuantificar el precio del activo y documentar las razones por las que aporta una novedad al sector; y gestionar toda la documentación que demuestra que la empresa se encuentra en su derecho para acogerse a la reducción en el Impuesto sobre Sociedades.
A lo largo de 2010, 121 empresas se han beneficiado de este instrumento, alcanzándose una reducción de cuota total de 830.194.197 euros (el 66% de esta reducción de cuota lo han conseguido empresas con unos ingresos de 60 a 180 millones de euros), lo que representa una media por empresa de 6.861.109 euros. Asimismo, la activación de su gasto de I+D, permitirá a las empresas revelar en el balance la inversión de I+D generadora de rendimientos económicos futuros, siendo una herramienta que puede constituir la base de una estrategia de optimización fiscal ligada a la reinversión.
Además, las empresas contaban hasta ahora con la posibilidad de compensar sus bases imponibles negativas de ejercicios fiscales anteriores, con las rentas positivas, hasta 15 años posteriores. Con la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 9/2011, se imponen unos límites a la compensación de bases negativas para 2011, 2012 y 2013. De un 75% de la base imponible previa a la compensación, para empresas con una cifra de negocio superior a los 20M€, e inferior a 60M€, y de un 50% para empresas cuya cifra de negocio supere los 60M€. Para compensar los efectos de esta medida, se amplía el plazo de 15 a 18 años inmediatos y sucesivos. Es por tanto el momento de recuperar aquellas inversiones o actividades de I+D+i realizadas en el pasado y que no hayan sido declaradas, contrarrestando así el efecto del mencionado RDL, disminuyendo por tanto la carga impositiva.
A nivel de ayudas directas,  existen dos iniciativas a nivel europeo a las que las industria farmacéutica pueden acudir en el ámbito de la I+D+I. La Iniciativa sobre Medicamentos Innovadores (IMI), dirigida a grandes proyectos que fomentan la cooperación público-privada, y HORIZON 2020 (2014-2020). Ambas se presentan como atractivas para la industria Española, tanto por el modelo de financiación como por las obligadas relaciones internacionales que deben establecerse entre los miembros del consorcio.
La Iniciativa público-privada sobre Medicamentos Innovadores (IMI) está impulsada por la  Unión Europea y la Federación Europea de Industrias y Asociaciones Farmacéuticas (EFPIA). Tiene como objetivo impulsar la innovación farmacéutica en Europa, acelerando el desarrollo de medicamentos mejores y más seguros para los pacientes, y construir un ecosistema de mayor colaboración para la investigación farmacéutica y el I+D. Cuenta con un presupuesto de 2 mil millones de euros, las áreas en las que trabaja son la seguridad y eficacia, la gestión del conocimiento y la educación y la formación.
HORIZON 2020 será una clara oportunidad para que las empresas farmacéuticas y de biotecnología mejoren su posicionamiento y desarrollen nuevos proyectos de I+D que les permita el lanzamiento al mercado de nuevos principios activos. A partir de 2013 se publicarán las directrices del programa, que se perfila como una buena opción de financiación directa de la I+D para las empresas
     
 

Acerca de ProfesionalesHoy 19460 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy