El precio del cobre podría lastrar el beneficio de la automoción

Las empresas del sector de la automoción alertan de que la alta volatilidad del precio del cobre podría lastrar los beneficios de muchas compañías en el presente ejercicio. Este metal fluctuó, en los últimos doce meses, desde los 7.000 dólares la tonelada en el mes de octubre de 2011, hasta más de 8.000 dólares (octubre de 2012), debido a la fuerte especulación de los mercados. Una variación de precio muy acusada, de hasta un 20%, que podría “llevar a cero” el EBIT (Beneficios antes de Intereses e Impuestos) de cualquier empresa, que no “haya realizado los cálculos de riesgo oportunos a la hora de comprar esta materia prima”, advierten desde la consultora especializada en optimización de costes Lowendalmasaï.
Esta es la conclusión principal de la mesa redonda ‘Observatorio de la Gestión del Gasto’, dentro de la Cátedra de Cash Management, organizada por la IE Business School y Lowendalmasaï. En el evento, celebrado en Madrid, participaron medio centenar de directivos de sectores, como el farmacéutico, alimentación, telecomunicaciones, automoción ó energía. Giovanni Grillo, socio y Director del Sur de Europa de Lowendalmasaï; Carlos Bofill, Director General Internacional de la consultora; Francisco Carrasco, director de Worldwide & Purchasing de Brembo, y José Joaquín Ovelar, director financiero de Europa y África de Lear Corporation, fueron los ponentes del encuentro.
“Los metales están sufriendo en 2012 una fuerte presión financiera, que ha provocado un incremento drástico de su volatilidad. En concreto, los fabricantes del sector de la automoción sufren una gran incertidumbre a la hora de comprar productos como el aluminio, el zinc, o el cobre. Estas materias primas fluctúan como una montaña rusa. Y estimamos que la especulación de los mercados aumentará todavía más en 2013”, advirtió Grillo. Por ese motivo, el Director Sur de Europa de Lowendalmasaï recomienda a las empresas españolas que “intenten mitigar esa incertidumbre, a través de herramientas de medición del riesgo”, como el sistema ‘MAK’, que ha desarrollado la consultora. “Si las empresas no calculan esos riesgos a la hora de realizar las compras, la volatilidad de las materias primas podría llevar su EBIT a cero”, subrayó.

“La subida del cobre nos hizo mucho daño”
En este mismo sentido, se pronunció José Joaquín Ovelar, de Lear Corporation, que destacó que, en 2009, “la subida del cobre nos hizo mucho daño” y, gracias al método MAK de Lowendalmasaï de medición de riesgos, “nos hemos vuelto a levantar”. Lear Corporation utiliza como materia prima, básica, el cobre para fabricar cableado y todo tipo componentes electrónicos para los vehículos.
Francisco Carrasco, de la empresa fabricante de sistemas de frenado Brembo, comparte la misma visión sobre la evolución del mercado de metales ferrosos. “La volatilidad se va a incrementar el año que viene en materias primas como el aluminio o el magnesio”. Por lo que recomendó a los empresarios “adelantarse” a las variables del mercado e “intentar medir sus riesgos”, porque “los riesgos son costos que también se tienen que medir y gestionar adecuadamente”.

Cálculo de variables exógenas que afectan al EBIT
Tanto Lear Corporation, como Brembo, son algunas de las empresas del sector de la automoción que utilizan el innovador sistema de medición de riesgos de Lowendalmasaï: el método MAK.
MAK es una novedosa metodología con la que se puede calcular el riesgo y que estudia en profundidad las principales variables exógenas que pueden afectar directamente al EBIT. La metodología permite ‘indexar’ el precio de compra a las previsibles variaciones del mercado para calcular, de esta forma, el riesgo de la forma más precisa y rigurosa posible y, así, evitar sustos en las compañías. “Es el sistema más completo para saber qué porcentaje de tu EBIT está en riesgo”, asegura Giovanni Grillo, Director Sur de Europa de Lowendalmasaï.

Acerca de ProfesionalesHoy 19498 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy