El español tendrá más necesidad de desconectar y buscar su crecimiento personal en 2013

En 2013 el ciudadano español tendrá una mayor necesidad de desconectar del mundo que le rodea, lo que se traducirá, entre otros, en su relación con la tecnología: prescindir de ella en ciertos momentos se considerará cada vez más un lujo. Hoteles que hacen alarde de su falta de cobertura o zonas libres de wifi son las primeras manifestaciones de este fenómeno. La identificación de este cambio de comportamiento, predicho en el informe “Hacia el 2013: análisis de los cambios de comportamiento en España” que la consultora de investigación y estrategia Labrand acaba de presentar, servirá a empresas y organizaciones para planificar sus propuestas de negocio, alineándolas con las futuras necesidades del ciudadano. En sus páginas, el documento revela también cambios de comportamiento relacionados con la frugalidad chic, el ascenso del hombre ordinario, el replanteamiento individual, el atrevimiento y la entrada en escena de una nueva ética empresarial basada en el respeto. El informe pone de relieve que la nueva moda será la austeridad adquisitiva. Reparar antes que renovar y comprar barato por encima de todo dejará de ser puramente una necesidad y devendrá una moda seguida por la mayor parte de la sociedad. El ascenso del hombre ordinario, a partir de la autoconciencia del poder de la colectividad, será otro de los fenómenos de 2013. Como consecuencia, el individuo cada vez más repensará su rol, lo que le llevará a buscar un mayor enriquecimiento personal. Ello empieza a ser perceptible ya en el incremento de la demanda de cursos de formación.
El ciudadano español buscará también en 2013 reempezar: atreverse a poner en práctica los planes alternativos será cada vez más habitual y, como consecuencia, crecerá el número de emprendedores. Los nuevos proyectos se sustentarán especialmente sobre dos pilares: la creatividad, que dará lugar a negocios innovadores; y la colaboración, sea en forma de cooperativas, networking, co-working o crowdsourcing, entre otros.
Por último, el libro predice un cambio de comportamiento en el sector negocios asociado al respeto, que dará lugar a una nueva ética empresarial. La creación de empresas respetuosas, lideradas por emprendedores “sociales”, poniendo en práctica ideas integradoras y negocios sostenibles evidenciará este fenómeno que empieza a visualizarse de un modo latente en ciudades como Barcelona, donde la nueva oferta comercial está esencialmente ligada a eco-tiendas, establecimientos de productos artesanales o de kilómetro cero.

Orientar el negocio a las necesidades de la sociedad del mañana
Empresas líderes de diferentes sectores confían desde 2010 en la labor de Labrand para orientar su negocio o diseñar los productos y servicios que el ciudadano demandará el día de mañana. “El cambiante contexto social define unas nuevas reglas de juego”, argumenta Sergio Prieto, experto en estrategia de marcas de Labrand. “Ya sabemos que el ciudadano ya no es más un consumidor pasivo: sabe lo que quiere y lo exige, y aparta a aquellas marcas que no se lo dan”, argumenta Prieto, quien asegura que en este contexto “sólo las marcas y organizaciones preparadas para proporcionar al ciudadano lo que demanda podrán progresar y, de éstas, sólo serán capaces de liderar el mercado las que consigan adelantarse”. A juicio de Labrand, por tanto, anticiparse identificando tempranamente los cambios de comportamiento de la sociedad para conectar  con ellos es clave para las empresas y organizaciones que deseen progresar y liderar sus mercados.
El análisis de más de 3.000 signos permite observar cambios de comportamiento latentes Labrand es capaz de predecir cambios de comportamiento con al menos un año de antelación. “No es magia, es una ciencia basada en datos empíricos”, asegura Joana Gómez, analista de tendencias y valores sociales de Labrand. Labrand cuenta con una metodología propia y exclusiva que le permite observar y capturar cambios de comportamiento en sus primeras manifestaciones mediante un mapa de signos que analiza más de 3.000 signos. “La suma de signos hace posible identificar y entender nuevos patrones de conducta del ciudadano y prever cambios de comportamiento al menos un año antes de que se hagan evidentes”, explica Gómez.

Acerca de ProfesionalesHoy 16420 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy