El juez Andreu incorpora los correos de Blesa al caso de las tarjetas opacas

Madrid, 27 ene (EFE).- El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha incorporado a su investigación sobre las tarjetas opacas de Caja Madrid algunos de los correos que cruzó su expresidente Miguel Blesa con altos cargos de la entidad en los que se aludía a estas visas, tal y como ha solicitado la Fiscalía.

En una providencia, a la que ha tenido acceso Efe, Andreu une “a los efectos oportunos” el escrito en el que el fiscal Anticorrupción Alejando Luzón le informa de que ha denunciado ante el Juzgado Decano de Plaza de Castilla las retribuciones que percibió la cúpula de la caja entre 2007 y 2010.

La Fiscalía adjunta el expediente que le remitió el FROB en el que éste aseguraba que pudieron suponer un perjuicio económico para la entidad de unos 14,8 millones y considera que estos hechos no deben ser investigados en el “caso Bankia” por referirse “únicamente” a Caja Madrid y comprender un periodo anterior.

Pero señala que algunos datos aportados por el fondo de rescate español deben ir a parar a la pieza separada del “caso Bankia” que este magistrado abrió para investigar las tarjetas opacas de Caja Madrid y en la que imputó a Blesa, su sucesor, Rodrigo Rato, y el ex director financiero Ildefonso Sánchez Barcoj.

Se refería así a varios de los correos electrónicos que cruzaron los máximos responsables de la entidad, recogidos por el FROB en su expediente, y que ahora la Fiscalía ve “de interés” para esta investigación.

Uno de ellos es el que el secretario del consejo de la Caja Enrique de la Torre envió el 1 de septiembre de 2009 a su sustituto, poniendo en copia a Blesa, en el que desvelaba que los miembros de la Comisión de Control tienen “cada uno una tarjeta visa de gastos de representación, black a efectos fiscales” de 25.000 euros excepto el presidente, “que tiene una cobertura de 50.000”.

En él aseguraba que “todo ello tiene la bendición presidencial y (salvo las dietas y tarjetas de Pedro Bedia y Francisco Baquero) de la Comisión de Retribuciones”.

Anteriormente, en julio de 2007, De la Torre explicaba a Blesa: “Me ha llamado para decirme lo de Estanis (Estanislao Rodríguez-Ponga) y Antonio (Romero) y todo lo de la mañana en la reunión de las 11:30 está ok (aquí se tratará de la previsión voluntaria, retribuciones incluida la tuya y de la tarjeta de consejeros (…)”

Y añade: “De la reunión de la Comisión (de Retribuciones), como ahora voy yo y hay acta formal que no se reproduce en la del Consejo, hay más confidencialidad sobre todo en lo que a ti respecta”.

En agosto de ese año, preguntaba a Barcoj “¿en cuánto se ha quedado la tarjeta de los consejeros de a pie?”.

Posteriormente, el 2 de enero de 2009, De la Torre protagonizaba un encendido cruce de correos con su presidente y Barcoj a cuenta de su indemnización.

Culminaba uno de ellos espetando a Blesa: “Cuando te hablo de los fallos organizativos, no me refiero solo a mi patético caso, (…) ¿Sabías que algo tan delicado como las tarjetas black de los consejeros los lleva la secretaria de Medios, que con una simple llamada de mi secretaria le da los saldos y movimientos de esas tarjetas? No te extrañen luego algunas filtraciones”.

Después de que los dos imputados le muestren lo “imposible” de su pretensión sobre su indemnización, De la Torre responde a Barcoj: “Dos cuestiones importantes que dejas caer. Si por los fringe benefits te refieres a la tarjeta Visa, te diré que contra la misma, COMO EL PRESIDENTE CONOCE, he pagado temas tales como la fianza por el recurso de IU contra los expedientes de Serrano y Castañeda”.

Otro de los correos incorporados es el que remitió el exconsejero Mariano Pérez Claver a Barcoj en febrero de 2009 para solicitarle que “el exceso del coche (21.800 euros) lo “deduzca del límite de la tarjeta en lugar de la variable”.

Además, figura otro de febrero de 2011, en el que el consejero Ramón Martínez Vilches comunica a Barcoj que ha “reflexionado sobre la propuesta de baja remunerada hasta junio para percibir el 50% de la retribución variable de este año”, pero que “moralmente” no se va a “sentir bien con esta opción”.

Por ello, pide descartarla y que, “a cambio, podría tener la tarjeta visa personal, límite anual de 46.000 euros, durante 12 meses a contar desde mi salida, el impacto económico es menor que el anterior”.

Acerca de ProfesionalesHoy 15859 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy