Países de la UE revelan sus inquietudes sobre el futuro fondo de inversiones

Bruselas, 27 ene (EFE).- Los veintiocho países comunitarios revelaron hoy sus inquietudes sobre la organización, la estructura y el funcionamiento del futuro fondo del plan europeo de inversiones de 315.000 millones de euros, lo que subraya la dificultad para conseguir el objetivo de lograr un acuerdo en marzo.

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) abordaron hoy en Bruselas ese aspecto del plan estratégico de inversiones, así como la lucha contra la financiación del terrorismo, la asistencia financiera a Ucrania y la aplicación flexible de las normas de consolidación fiscal en inversiones públicas y en reformas estructurales.

Respecto al Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (EFSI, en sus siglas en inglés), los ministros buscan acordar una postura en marzo, finalizar las negociaciones con la Eurocámara en mayo y adoptar este reglamento en junio.

El presidente de turno de este consejo y titular letón de Finanzas, Janis Reirs, expresó su confianza en que se logre un acuerdo en esos plazos.

Al EFSI, que contará con una garantía de 21.000 millones de euros como palanca para movilizar 15 veces más inversiones, podrán contribuir los países con sus presupuestos, así como los bancos nacionales públicos (como sería el ICO en el caso de España), las autoridades regionales e inversores privados.

El vicepresidente de la Comisión Europea (CE) Jyrki Katainen señaló que “algunos bancos promocionales se nos han acercado ya”, pero indicó que por ahora no se han recibido promesas de participación.

La CE ha confirmado que las contribuciones nacionales no contarán a la hora de evaluar el ajuste fiscal, tanto para los países en el brazo preventivo como en el correctivo.

No obstante, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, se mostró en contra de contribuciones adicionales de los países, pero a favor de aportaciones de los bancos nacionales de crédito.

La estructura del EFSI, que se creará en el seno del Banco Europeo de Inversiones (BEI) con sede en Luxemburgo, ha sido también cuestionada por algunos países.

Este contará con un consejo de dirección, su núcleo duro decisorio encargado de cuestiones fundamentales como las directrices de inversión y en el que podrán participar los países que contribuyan al fondo, así como una comisión de inversión con expertos independientes que seleccionará los proyectos que podrán beneficiarse del plan.

Schäuble ha cuestionado la presencia de los países en el consejo, pues ya están representados en el BEI, para evitar influencias políticas y garantizar que los proyectos sean seleccionados solo por su viabilidad económica y acorde a las prioridades de la UE.

También el ministro de Finanzas de Holanda, Jeroen Dijsselbloem, destacó que es “crucial que no haya una toma de decisiones política”, por lo que se manifestó “un poco preocupado” por el papel del consejo de dirección que puede orientar con sus directrices las decisiones, por lo que recomendó que el BEI se encargue de todo.

“El BEI ya tiene una gran experiencia y un gran conocimiento en ejecutar este tipo de instrumentos, de manera que no sé por qué necesitamos un consejo. También para el comité de expertos el banco puede utilizar sus propios expertos”, sostuvo.

El presidente del BEI, Werner Hoyer, explicó que ya tiene 2.500 proyectos sobre la mesa por unos 1,3 billones de euros y que preseleccionarlos y seleccionarlos será un gran esfuerzo, desde el punto de vista del personal y de los costes.

España ha presentado una lista de proyectos con necesidades de financiación de cerca de 53.000 millones de euros, pero ésta, a diferencia del resto de los países, no ha sido publicada en detalle.

El ministro español de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, dijo que el Gobierno “tiene que ir viendo” cuándo presenta el listado detallado y descartó crear un fondo nacional específico que aglutine las inversiones para los proyectos del “plan Juncker”.

En el debate público declaró que hay que hacer un esfuerzo para garantizar que haya un acuerdo a tiempo y no decepcionar las expectativas que ha creado el plan de inversiones hasta 2017.

De Guindos consideró importante que el fondo actúe “adicionalmente” a las actividades del BEI, pidió más claridad sobre cuestiones operativas del fondo y rechazó que elementos claves como su funcionamiento, su financiación o la gobernanza, así como que su interacción con el Banco se deje para un acuerdo bilateral entre la CE y la entidad de Luxemburgo.

Igualmente, ve importante que se eliminen las barreras a la inversión en Europa, un aspecto crucial para movilizar inversiones adicionales y para el éxito del plan.

Acerca de ProfesionalesHoy 12560 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy