Berlín eleva su previsión de crecimiento al 1,5% por el consumo interno

Berlín, 28 ene (EFE).- El Gobierno alemán elevó hoy dos décimas su previsión de crecimiento para este año, hasta el 1,5 %, seguro de que el aumento del empleo y las subidas salariales espolearán el consumo, ahuyentando los nubarrones provenientes de Ucrania y la eurozona.

Así puede resumirse el informe de cien páginas que aprobó hoy el Consejo de Ministros de la mayor economía europea y que presentó poco después ante los medios el titular de Economía y Energía, el vicecanciller Sigmar Gabriel.

“La economía alemana ha vuelto a la senda del crecimiento sin atender a las turbulencias geopolíticas del año pasado, estimulada principalmente por el rotundo aumento del consumo privado”, señaló Gabriel.

Los datos son “comparativamente buenos”, dijo Gabriel mirando de reojo al resto del continente.

La nueva estimación -“una mezcla de optimismo y realismo”- tiene en cuenta la fuerte caída del petróleo, la introducción del salario mínimo interprofesional en Alemania, la depreciación del euro y la pujanza de la demanda interna.

Gabriel destacó que la caída de la moneda común es “especialmente buena para los exportadores alemanes”, especialmente para las empresas de tamaño medio, y señaló que tras el aumento del consumo privado está el buen comportamiento del mercado laboral.

Según los cálculos de Economía, los salarios avanzarán en promedio un 3,2 % este año; la población con empleo alcanzará otro récord, su noveno anual consecutivo, al alcanzar los 42,8 millones de trabajadores, y la tasa de desempleo seguirá descendiendo, si bien ligeramente, hasta situarse en el 6,6 %.

Junto a estos elementos coyunturales, Gabriel citó cinco razones estructurales para explicar por qué la mayor economía europea presenta un cuadro macroeconómico bastante más saludable que el de la mayoría de sus socios comunitarios.

A su juicio, estas características son la capacidad de innovación, la cualificación de la mano de obra, la agenda 2010 -una serie de reformas estructurales implementada por el canciller Gerhard Schröder-, la apuesta por el sector industrial y la solidez financiera.

Los riesgos, por su parte, siguen siendo los mismos que en el pasado ejercicio: el conflicto en Ucrania y las consiguientes tensiones con Rusia, y el estancamiento de la eurozona.

“Sin una buena evolución de la eurozona no podemos esperar una evolución estable en Alemania”, se lamentó Gabriel, que descartó que su país pueda desacoplarse del ciclo económico comunitario: “Tenemos verdadero interés en la Unión Europea y la eurozona”, destino de la mayoría de las exportaciones germanas.

El Gobierno alemán calcula además que, gracias al aumento de sus ingresos vía impuestos y el mantenimiento de los tipos de interés a niveles mínimos, tendrá cierto margen de actuación para aumentar su cuota de inversión sin poner en peligro el “déficit cero” de los próximos presupuestos.

En este sentido, el titular de Economía destacó que los dos principales ámbitos de actuación para el Ejecutivo en los próximos años van a ser la mejora del marco legal del mercado energético y la digitalización, un área en la que avanzó que habrá medidas “en las próximas semanas”.

Las inversiones son un pilar básico de una buena economía, al igual que la sostenibilidad presupuestaria, argumentó Gabriel, que defendió el equilibrio que sanciona el Pacto de Estabilidad y Crecimiento comunitario.

“Esta combinación lleva al éxito”, señaló recordando el ejemplo alemán y confiando en que las políticas de austeridad impulsadas por Berlín en toda Europa, combinadas con el plan de inversiones del presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, logren un resultado similar.

“Sería una interpretación errónea ver el Plan Juncker como el fin de la austeridad en Europa”, agregó.

Frente a la práctica habitual, Gabriel prefirió no avanzar una estimación de la evolución del PIB en 2016, debido a las incertidumbres a nivel global.

El pasado octubre el Gobierno alemán rebajó de forma drástica su previsión de crecimiento para este año, del 2 al 1,3 %, por el empeoramiento del conflicto en el este de Ucrania y la ralentización de la eurozona.

Acerca de ProfesionalesHoy 15859 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy