La CAM dio un exceso de financiación a un proyecto de Avilés que fracasó, dice perito

San Fernando de Henares (Madrid), 28 ene (EFE).- Uno de los peritos judiciales que analizó presuntas irregularidades en la concesión de préstamos al exdirectivo de CAM Juan Ramón Avilés ha cuestionado hoy el “exceso” de financiación que recibió para una promoción inmobiliaria que “no vendió un colín”.

Así lo ha expuesto el perito cedido por PwC Javier López durante su intervención en la cuarta sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Nacional contra Avilés y el ex director general Roberto López Abad, para los que la Fiscalía reclama dos años y medio y cuatro años de prisión, respectivamente.

En la jornada de hoy, han declarado hasta cinco peritos -dos propuestos por el fiscal, procedentes del Banco de España y de PwC y tres de parte de las defensas-, que han discrepado en sus conclusiones sobre la regularidad de los créditos que se otorgaron a la sociedad inmobiliaria de Avilés “La Vereda de Sucina”.

Así, el del designado por el Banco de España José María Ruiz ha cuestionado esos préstamos, concedidos para construir 174 viviendas y 228 garajes y varios locales porque era finalista para un proyecto promotor, por lo que debía destinarlo para las actividades establecidas y en la forma pactada para luego desaparecer.

Sin embargo, al emplearlo para otras partidas -puesto que repartió parte del préstamo del Instituto de Crédito y Finanzas de la Región de Murcia (Icref) en cuentas de su esposa e hijo-, incumplió esa obligación.

“Un préstamo promotor no es una cuenta de crédito de la que el empresario puede disponer. Esta ligado a un proyecto, al final desaparece y quedan unos clientes subrogados”, ha sentenciado el técnico.

Y dado que incumplió las condiciones en el estado de la promoción ligadas a la disponibilidad del préstamo, Avilés perjudicó a la entidad, ya que dispuso de 10,5 millones de euros cuando solo debía usar unos 5,6 millones.

De ahí que haya hecho hincapié en que “la primera irregularidad” que se cometió fueron “mayores disposiciones de crédito de las permitidas”.

Además, el experto ha añadido que parte del dinero que se le prestó fue a parar al pago de intereses de los préstamos a partir de marzo de 2009.

“En el momento en que dispone de más liquidez para responder a ese préstamo, tendría que haber cesado como miembro de la Comisión de Control de CAM”, pues este perito cree que debería haber entrado en situación de morosidad.

Ruiz ha explicado que antes de que el FROB tomara los mandos de la caja, los préstamos estaban calificados como normal, pero a partir de ese momento se clasifican como dudosos y se provisionan por 4,9 millones, que es la cantidad en la que cifra el “quebranto” causado a la caja.

A ello ha añadido que el perjudicado actual es el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), que tuvo que inyectar 5.249 millones antes de la venta de CAM al Sabadell por el precio simbólico de un euro.

En todo ello ha coincidido el perito de PwC, que ha criticado que CAM diera financiación a “una promoción que no vendía un colín”.

Por el contrario, los peritos de Avilés han destacado que las condiciones de la financiación otorgada al acusado “eran razonables”, pero “no puede obligar a la gente a comprar pisos”.

Cuando es consciente de que no los va a poder vender, “se toman medidas adecuadas para promover la venta y se piden préstamos para esas actividades, encaminadas a promoverla”, ha destacado para concluir que “Avilés actuó diligentemente” y que no provocó “quebranto” alguno a la entidad.

Las acusaciones han declinado hoy hacer preguntas sobre el asunto de las dietas que percibieron los miembros de la Comisión de Control de la participada de CAM Tenedora de Inversiones (TI) por las que los dos exbanqueros están siendo también juzgados.

No obstante, el perito de PwC sí ha hecho una mención a ellas al poner en duda el sistema de “utilizar las participadas” por parte de los órganos rectores de CAM para aumentar sus retribuciones.

Acerca de ProfesionalesHoy 15859 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy