La inflación en EE.UU. cae en negativo por el descenso de los precios de la energía

Washington, 17 abr (EFE).- El índice de inflación cayó en marzo en terreno negativo en Estados Unidos y se situó en una tasa interanual del -0,1 %, lastrado por el fuerte descenso registrado en los precios de la energía en los últimos doce meses.

En tasa interanual los precios han pasado de caer al -0,1 % en enero, a recuperarse en febrero hasta el 0 %, por lo que marzo representa un nuevo mes en el que la inflación de los últimos doce meses vuelve al terreno negativo.

En marzo los precios aumentaron un 0,2 % respecto al mes anterior, tras el incremento en ese mismo porcentaje en febrero, que supuso el primer incremento mensual de precios desde octubre, pero esas dos subidas no llegaron a compensar totalmente la fuerte caída del -0,7 % que registró la inflación en enero respecto a diciembre.

La contención de precios en Estados Unidos está motivada principalmente, en líneas generales, por la bajada de los precios del petróleo a nivel mundial, que ha llevado a que la energía en Estados Unidos estuviera en marzo un 18,3 % más barata que un año antes, algo que el Gobierno considera coyuntural.

Si se excluyen los precios de la energía y de los alimentos, que son especialmente volátiles, el Índice de Precios al Consumo (IPC) avanzó en marzo un 1,8 % en tasa interanual, lo que permite cierta tranquilidad sobre la evolución de la inflación.

La Reserva Federal, que se ha marcado como objetivo de inflación el 2 %, considera que la evolución a la baja de los precios del petróleo debería corregirse a mediano plazo.

Al situase en el 0,2 por ciento en términos mensuales, el resultado de la inflación de marzo no sorprendió a los analistas, que habían anticipado el fin de las caídas mensuales de los precios.

La subida del IPC el mes pasado estuvo motivada por el encarecimiento de la energía en un 1,1 %, mientras que la inflación subyacente, que excluye los precios de la energía y de los alimentos por ser más volátiles, se situó también en el 0,2 %.

El avance de la inflación subyacente en el mes de marzo supone el tercer mes consecutivo en el que este indicador sube, algo que apunta a cierta mejora en la evolución de los precios en Estados Unidos, que siguen siendo vigilados de cerca por parte de la Reserva Federal para determinar su salida progresiva del estímulo monetario.

La Fed, que se ha marcado un objetivo de inflación del 2 %, podría permitir este año la primera subida de tipos de interés desde 2008, algo que podría frenar aún más la evolución de precios si el crecimiento económico no se consolida lo suficiente.

Algunos miembros del Comité de Mercado Abierto de la Fed quieren comenzar a normalizar la política monetaria con una subida de tipos a partir de junio, aunque ese hito podría no llegar hasta otoño.

La Fed prefiere observar la evolución de los precios en conjunción con el gasto de los consumidores y de los hogares, por lo que se fija el dato a largo plazo del Gasto Personal en Consumo (PCE) para definir sus políticas.

El producto interior bruto (PIB) estadounidense creció a un ritmo anual del 2,2 % en el cuarto trimestre de 2014, pese a lo cual la Reserva Federal espera un débil dato de crecimiento para los tres primeros meses de este año.

No obstante, el vicepresidente de la Reserva Federal, Stanley Fischer, dijo este jueves durante la reunión de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) que tras un “débil” primer trimestre, se espera que la economía estadounidense se reactive con más fuerza.

Fischer adelantó que la Fed intentará realizar su primera subida de tipos de interés “en el mejor momento posible. Pero queremos ver que la economía vuelve a crecer y lo hace a un ritmo decente, con un empleo que sigue descendiendo y con signos de que la inflación apunta al objetivo del 2%”, dijo.

Acerca de ProfesionalesHoy 16306 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy