Abe alaba el “valor estratégico” del TPP ante el Congreso de EE.UU.

Washington, 29 abr (EFE).- El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, alabó hoy ante el Congreso de Estados Unidos “el impresionante valor estratégico” del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), que, según dijo, “va más allá” de los beneficios económicos y plantea un nuevo panorama para la región en materia de seguridad.

El mandatario nipón defendió la implantación del tratado de libre comercio ante la sesión conjunta del Legislativo estadounidense, en un discurso en el que también abordó las heridas de la II Guerra Mundial y los retos a los que se enfrenta la región Asia-Pacífico.

Abe insistió ante los legisladores, quienes ahora debaten una legislación para acelerar el proceso del acuerdo que los dos países quieren rubrica, en que EE.UU. y Japón están llamados a liderar las conversaciones sobre el tratado, que, a su juicio, llegarán a buen término.

“Hay que tomar la iniciativa para construir un mercado, justo, dinámico, actual y también que esté libre de las intenciones arbitrarias de cualquier nación”, dijo, en la primera intervención en la historia de un primer ministro japonés ante el Congreso de Estados Unidos.

“En el mercado del Pacífico, no podemos pasar por alto los talleres clandestinos o el mercado negro, ni podemos simplemente permitir que haya oportunistas que se salten las normas en materia de propiedad intelectual”, añadió.

Abe reiteró durante su discurso que el TPP, que involucrará a 12 países y cuyos contenidos se espera que se cierren a lo largo de esta primavera, tiene la vocación de “proteger” a las naciones que lo rubriquen, que representan un área que supone un tercio del comercio mundial.

“Debemos convertir la zona en una región de paz y prosperidad duraderas. Eso es para el bien de nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos. Y en las negociaciones entre Estados Unidos y Japón, la meta está cerca. Vamos a llevar al TPP a una conclusión exitosa a través de liderazgo conjunto”, aseveró el líder japonés.

Abe y el presidente estadounidense, Barack Obama, indicaron este martes que sus dos países están limando las diferencias en los asuntos más complejos, como la automoción y la agricultura, por lo que esperan alcanzar temprano un acuerdo.

Después de dos décadas de declive, “la agricultura de Japón está en una encrucijada. Para sobrevivir, tiene que cambiar ahora “, dijo Abe.

En este sentido, el presidente nipón afirmó que está revisando la política agrícola de su país, que no han cambiado en décadas, a fin de incluir “reformas radicales para las cooperativas agrícolas que no han cambiado en más de 60 años”.

Suscrito en 2005 por Chile, Brunei, Nueva Zelanda y Singapur, el TPP tiene a ocho países (Estados Unidos, Australia, Canadá, Japón, Malasia, México, Perú y Vietnam) pendientes de formar parte del grupo.

Además de para fijar una mayor cooperación económica y comercial en el marco del TPP, la visita de Estado que Abe hace en Washington también ha servido para definir renovados parámetros de la colaboración bilateral en materia de defensa, que considera las nuevas amenazas y extiende el ámbito geográfico de la alianza militar.

Asimismo, el primer ministro reiteró sus más “profundas condolencias” por las pérdidas de ciudadanos estadounidenses en la II Guerra Mundial, aunque evitó pedir disculpas explícitas por el sistema de esclavitud sexual que durante los últimos años de la colonización japonesa de Corea afectó a unas 200.000 jóvenes y adolescentes, llamadas eufemísticamente “mujeres de confort”.

Pese a las presiones de varios legisladores en los días anteriores, e incluso la presencia en la sesión de una de las víctimas a invitación del congresista Mike Honda, Abe sólo se refirió a este episodio como una cuestión sobre la que su país ha pasado página.

“Los conflictos armados -arguyó- siempre han hecho que sean las mujeres las que más sufren. En nuestra época, debemos darnos cuenta de la clase de mundo en el que, finalmente, vivimos y las mujeres están libres de abusos contra los derechos humanos”.

En la llamada “declaración de Kono” de 1993, Tokio reconoció por primera vez la situación y pidió disculpas.

Sin embargo, el Gobierno de Abe presentó el año pasado ante el Parlamento una revisión en la que se expone que Tokio no verificó los hechos mencionados en los testimonios de las víctimas y puso así en duda su autenticidad.

Acerca de ProfesionalesHoy 16788 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy