Dos de cada tres parados en 2014, consecuencia de despido o fin de contrato

Madrid, 7 may (EFE).- Dos de cada tres personas que estaban en paro en 2014 habían visto finalizar su contrato laboral o fueron despedidos o afectados por la supresión de su puesto de trabajo, según la variable de submuestra de la Encuesta de Población Activa (EPA) que publica hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Así, de los 5.610.400 desempleados que hubo de media en 2014, 5.090.600 habían trabajado con anterioridad (430.700 personas menos que el año anterior).

El principal motivo para haber quedado sin empleo fue la finalización del contrato, que afectó a 2.424.600 parados con empleo anterior (el 47,6 % del total, casi dos puntos menos que en 2013), en tanto que 864.300 personas fueron objeto de despido o supresión de puesto (17 % del total, tres puntos menos).

Por su parte, 1.397.000 personas habían dejado su empleo hacía tres años o más, lo que supone un aumento del 9,5 % y deja a este colectivo con una representación del 27,4 % de los parados con experiencia laboral (más de cuatro puntos más que en 2013).

El informe muestra además que las personas con estudios de veterinaria tuvieron unas tasas de empleo del 80 %, seguidas con matemáticas y estadística (78,64 %) o informática (76,95 %).

Por el contrario, aquellas con programas de formación básica, es decir, sin estudios superiores, representaron poco más del 34 % de los empleados.

Respecto al paro, las tasas más elevadas se registraron entre las personas con estudios básicos (30,89 %) y, las más bajas, entre las formadas en matemáticas y estadística (5,7 %) y servicios de seguridad (7,45 %).

Y es que el 62,12 % de la población española mayor de 16 años no contaba el pasado año con estudios superiores, mientras que el 33,88 % restante sí tenía alguna especialidad, siendo las más populares enseñanza comercial y administración (7,93 %), mecánica, electrónica y otra formación técnica (5,92 %) y salud (4,15 %).

Respecto a los que encontraron un empleo en 2014, casi un 5 % lo consiguió a través de una empresa de trabajo temporal ETT (391.900 personas) o gracias a la intermediación de una oficina de empleo pública (con 281.000 personas), el 2 % del total.

El teletrabajo fue una opción que sólo practicaron el 7,8 % de los asalariados en 2014, aunque el 2,6 % lo hizo sólo ocasionalmente y el 4,3 %, más de la mitad de sus días laborables.

Además, uno de cada tres empleados trabajó al menos un sábado al mes, los mismos que en 2013, mientras que trabajar en domingo sigue siendo poco habitual y sólo el 4,5 % de los ocupados lo hizo uno al mes y un 17,1 %, dos o más.

El 12,6 % trabajó en jornada nocturna (el 6,8 %, ocasionalmente, y el 5,8 %, en más de la mitad de sus días laborables).

El número de trabajadores que redujeron su jornada laboral para cuidar a personas dependientes se redujo el 12,1 % hasta las 283.200 personas, la mayoría mujeres, de las que más de la mitad aludieron a la ausencia de servicios adecuados o la imposibilidad de costearlos.

De los 17.344.200 asalariados que había de media en 2014, la mayoría, 7.136.600 personas, trabajaba en empresas de menos de 10 empleados, cifra que ha aumentado en 38.000 personas.

Además, la mayoría de los trabajadores tenía jefe pero no subordinados (68,6 %), mientras que el 11,7 % era un trabajador independiente (no tenía ni jefe ni subordinados), el 6,4 % dirigía una pequeña empresa o departamento, el 6,2 % era encargado, otro 6,2 % era mando intermedio y el 0,8 % director de empresa grande o media.

Acerca de ProfesionalesHoy 13510 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy