Bruselas da más tiempo a Londres, un margen a París y un aviso a Helsinki

Bruselas, 13 may (EFE).- La Comisión Europea (CE) ha publicado hoy unas recomendaciones por países más suaves que en anteriores ocasiones, que incluyen una prórroga de dos años a Londres para reducir su déficit, un margen de maniobra para París y un aviso a Helsinki, que podría hacer frente a una multa.

“No estamos diciendo a ningún país que todo está perfecto y que no necesitan hacer nada, todos los países tienen sus recomendaciones, algo que hacer”, aseguró el vicepresidente de la Comisión Europea para el euro, Valdis Dombrovskis.

El peor parado de este ejercicio ha sido Finlandia, que ha pasado de ser un alumno virtuoso a un motivo de preocupación y que irónicamente es la patria del vicepresidente de la Comisión responsable directo de Asuntos Económicos durante los años más duros de la crisis, Olli Rehn.

La CE ha decido hoy enviar a Helsinki una seria advertencia: no ha sido capaz de cumplir con el límite europeo de déficit ni de deuda, y esto “ya no puede achacarse a circunstancias excepcionales”, en palabras del comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici.

Por ello, Bruselas ha referido el caso a los Veintiocho y decidirá en dos semanas, sobre la base de sus comentarios, si abre o no un expediente al país que podría culminar en una multa de hasta el 0,2 % de su PIB si no soluciona la situación.

Dombrovskis recalcó que lo que la Comisión espera es que el nuevo Gobierno, una vez tome posesión, “corrija la situación cuanto antes para llevar el déficit por debajo del 3 %” del PIB, el límite establecido en la normativa comunitaria.

Pese a que Reino Unido también incumple los límites europeos de déficit y a que la Comisión ha constatado que no ha tomado las “acciones efectivas” que debía, Bruselas ha optado por conceder al país una prórroga de dos años para reducir su desvío.

Preguntado por el motivo por el que no se abre un expediente a Londres, Moscovici recordó que Reino Unido no forma parte del euro y que “por lo tanto los procedimientos tienen un impacto diferente”.

Es decir, Bruselas no tiene la capacidad de imponer a Londres una multa, ni tampoco de restringir los fondos estructurales que el Reino Unido recibe del presupuesto europeo.

Francia, país cuya deriva había sembrado dudas en los últimos meses, “está claramente haciendo esfuerzos fiscales adicionales”, según Dombrovskis, desde que en febrero recibiera tanto un toque de atención como otra prórroga de dos años para reducir su déficit.

El vicepresidente letón de la Comisión recordó que las medidas puestas sobre la mesa por París serán evaluadas en profundidad en junio, tal y como se acordó.

Sobre Italia, que también recibió en febrero oxígeno de la Comisión a cambio de que aplique medidas de contención de su abultada deuda pública, Bruselas “no ha cambiado su opinión porque no ha cambiado mucho la situación”, explicó Moscovici, quien añadió que “el trabajo está en progreso”.

Sin embargo, la CE ha contactado con el Gobierno del primer ministro de Italia, Matteo Renzi, para advertirle de que, tras el fallo del Tribunal Constitucional en contra de la congelación de las pensiones superiores a 1.400 euros entre 2012 y 2013, deberá tomar medidas para corregir el impacto de la devolución de los atrasos sobre el presupuesto, según Moscovici.

Bélgica se halla también en una circunstancia similar, en la que el Ejecutivo comunitario decidió no dar más pasos en reconocimiento de los esfuerzos que está acometiendo el país, pero recordó que debe mantenerlos en áreas como las pensiones o la reforma fiscal.

La nota positiva la ponen Malta y Polonia, que han abandonado el procedimiento por déficit excesivo tras haber logrado alcanzar los objetivos marcados.

Respecto al resto de los países que aún tienen abiertos expedientes por superar los límites de déficit o de deuda, incluida España, la Comisión no ha tomado ninguna medida concreta.

Más allá del déficit, Bruselas advirtió de que los países deben aprovechar la incipiente recuperación económica para continuar aplicando reformas estructurales en áreas clave como los mercados de productos y servicios, el mercado laboral o el sistema fiscal.

En el ámbito fiscal, 19 países son “invitados a tomar medidas específicas”, entre ellos España, como por ejemplo reducir la carga tributaria sobre el trabajo o reforzar la lucha contra el fraude y la evasión fiscal.

En el de los mercados de servicios y productos, hay “recomendaciones concretas” para España, Italia, Croacia, Francia y Portugal, a los que se les pide que aumenten la competencia en los mismos.

Por su parte, Alemania vuelve a recibir una vez más la misma recomendación por parte de Bruselas: que corrija su alto y permanente superávit por cuenta corriente.

Acerca de ProfesionalesHoy 14558 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy