Alemania se exaspera ante la nueva e indefinida huelga de los maquinistas

Berlín, 20 may (EFE).- La nueva huelga de maquinistas alemanes, la novena en once meses y de carácter indefinido, paralizó hoy buena parte del transporte ferroviario en el país, que da muestras de exasperación ante unos paros que afectan a millones de viajeros y a innumerables industrias.

El huelga comenzó ayer en las líneas de mercancías y se extendió esta madrugada a los trenes de pasajeros.

Las críticas recibidas por el sindicato de maquinistas (GDL), incluso desde la Confederación de Sindicatos Alemanes (DGB), muestran que se agota la comprensión hacia las reivindicaciones de un colectivo que protagonizó su último paro hace sólo diez días.

El GDL no quiere llamarla huelga indefinida, pero sólo ha prometido a los viajeros que anunciará su fin con 48 horas de antelación y la gran mayoría da por sentado que afectará al puente de Pentecostés, cuya festividad se celebra el próximo lunes.

El Gobierno de Angela Merkel, que propuso un arbitraje en el anterior paro, que duró seis días, guardó hoy silencio y se limitó a desear un pronto acuerdo entre la compañía de ferrocarril Deutsche Bahn (DB) y el sindicato de maquinistas (GDL).

Ambos continuaron a lo largo de la jornada las conversaciones en Fráncfort (oeste), fuera del foco de los medios y sin informar de la evolución de las negociaciones.

El principal punto de enfrentamiento sigue siendo la reivindicación del sindicato de poder negociar el convenido también para otros colectivos de la compañía, como revisores o personal de los vagones restaurante; si no se acepta esa condición, rechaza la posibilidad de un arbitraje.

En una entrevista con la cadena regional NDR 2, el presidente de la Confederación de Sindicatos Alemanes, (DGB), Reiner Hoffmann, criticó que el trasfondo de la protesta no sea una disputa sobre condiciones laborales, sino “una lucha de poder” a costa de los viajeros.

“Cuando no se alcanza la meta tras nueve huelgas, uno se pregunta si la dirección de las negociaciones, que recae en el señor Weselsky, es la adecuada para alcanzar un compromiso constructivo”, señaló Hoffmann señalando de forma directa al presidente del sindicato de maquinistas.

Para el presidente de la Federación de Asociaciones de Empresarios (BDA), Ingo Kramer, la actitud del sindicato de maquinistas es “un atentado” contra la autonomía de negociación de los agentes sociales en Alemania, ya que persigue “intereses de poder” y no cerrar un convenido colectivo.

La Federación del Comercio Mayorista, Exportadores y Sector Servicios de Alemania (BGA) denunció por su parte la “nueva dimensión” de estas huelgas y consideró que a largo plazo la industria se verá obligada a buscar nuevos canales de distribución al perder la confianza en el ferrocarril.

Según informaciones de los medios alemanes, el sindicato de maquinistas ha elevado de 75 a 100 euros la compensación diaria que entrega a los huelguistas para compensar la reducción del salario por los días no trabajados.

Para esos pagos el GDL puede recurrir a la Federación de Empleados Públicos (dbb), pero su presidente, Klaus Dauderstädt, explicó que todavía no han solicitado fondos para mantener esta huelga.

Los ferrocarriles alemanes son una empresa de gestión privada, aunque todas las acciones permanecen en manos del Estado, que planeó sacar a bolsa parte de la compañía en 2008 pero canceló la operación ante la crisis financiera.

El último paro de los maquinistas tiene lugar mientras continúa en todo el país la huelga indefinida de los educadores y los trabajadores sociales de las guarderías públicas, que comenzó hace ya diez días.

Según un reciente estudio del Instituto de la Economía Alemana (IW), en apenas cinco meses se han acumulado ya más de 350.000 días de huelga en Alemania, más del doble que en el conjunto del año pasado.

Acerca de ProfesionalesHoy 15398 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy