Última hora

Grecia apuesta ahora a un solo acuerdo que incluya el problema de la deuda

Atenas, 20 may (EFE).- El desgaste político y financiero que ha causado la imposibilidad de llegar hasta ahora a un acuerdo de mínimos con los acreedores ha llevado al primer ministro griego, Alexis Tsipras, a apostar ahora todo a una carta, la de un pacto global que incluya el espinoso tema de la renegociación de la deuda.

En las conversaciones que mantendrá al margen de la cumbre de Riga (Letonia) con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, Tsipras intentará dar un último empuje político a unas negociaciones que a nivel técnico avanzan con lentitud.

En las últimas semanas todos los participantes en las diversas reuniones, presenciales o por teleconferencia, que se llevan a cabo entre Grecia y las instituciones que formaban la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) han hablado de progresos, pero también han reconocido que se mantienen las diferencias respecto a las líneas rojas marcadas por Atenas.

Si bien el Gobierno izquierdista parece haber cedido en algunos temas que eran tabú al comienzo de las negociaciones, como, por ejemplo, la eliminación este año del controvertido impuesto sobre la propiedad inmobiliaria conocido como ENFIA, mantiene su rechazo a bajar salarios y pensiones y a liberalizar aún más el mercado de trabajo.

El acuerdo urge, porque Grecia no tiene los recursos como para hacer frente al pago de sus obligaciones internacionales en junio.

“Ahora es el momento en que culminan las negociaciones, ahora ha llegado el momento de la verdad, concretamente el 5 de junio”, dijo hoy en declaraciones a la cadena privada de televisión Ant1 uno de los portavoces del grupo parlamentario de Syirza, Nikos Fillis.

Con esa fecha hacía alusión al vencimiento de un crédito de 300 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI), tan solo uno de los pagos que tiene que efectuar Grecia en junio por un total de 1.500 millones de euros.

Filis dejó claro que “sin un acuerdo que resuelva los problemas actuales de liquidez, (los acreedores) no recibirán ningún dinero”.

Las presiones internas desde el ala más izquierdista de Syriza y la conciencia de que un acuerdo parcial tan solo permitiría ganar al país un alivio de un par de semanas, pues los 7.200 millones de euros pendientes del rescate ni siquiera alcanzan para cubrir los pagos a los acreedores hasta septiembre, han llevado a Tsipras a recuperar el tema más espinoso, el de la deuda.

Fuentes gubernamentales han asegurado que el primer ministro no quiere ya un compromiso a tramos, pues considera que los acuerdos a corto plazo tan solo elevan la asfixia de la economía y alimentan la incertidumbre de los mercados.

Ahora Atenas apuesta por un pacto sostenible que ponga fin a la austeridad y sirva para restaurar la economía griega.

Eso incluye tener que hablar de la deuda, un tema espinoso para los socios de la eurozona para el que el FMI, en cambio, está abierto.

En los últimos días, el ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, ha retomado este tema con insistencia, y en dos conferencias económicas celebradas en la capital griega volvió a proponer ligar la devolución de la deuda al crecimiento del país.

Además, planteó la posibilidad de que el Mecanismo Europeo de Estabilidad canjee los títulos griegos en manos del Banco Central Europeo, cuyo valor total es de 27.000 millones de euros, por los denominados bonos perpetuos, que no tienen fecha de vencimiento.

Tanto Tsipras como Varufakis han insistido en que una clave para que Grecia salga de la “trampa de la deuda” debe ser que el objetivo para el superávit primario sea mucho más bajo de lo acordado originariamente con la troika, un punto en el que los socios parecen haber cedido.

Según un documento de trabajo de la Comisión Europea filtrado por el rotativo To Vima, pero que no se califica como oficial, los socios europeos habrían ofrecido un superávit primario del 0,75 % del producto interior bruto (PIB) en 2015; del 2 % en 2016; y del 3,5 % en 2017 y 2018.

Tan solo en este año, el objetivo inicial hablaba de un superávit del 3 %.

Acerca de ProfesionalesHoy (12044 artículos)
Equipo editorial de ProfesionalesHoy