Rousseff y Li sellan millonarios acuerdos y sueñan con un tren transoceánico

Brasilia, 19 may (EFE).- Brasil y China firmaron hoy 35 acuerdos de inversiones, negocios y cooperación que pudieran sumar 53.000 millones de dólares y anunciaron planes para la construcción de un tren transoceánico, que uniría la costa atlántica brasileña con puertos del Pacífico en Perú.

Tanto los acuerdos de negocios bilaterales como el inicio de los estudios de viabilidad del que sería el primer tren que una ambos océanos a través de Suramérica fueron anunciados por la presidenta brasileña, Dima Rousseff, y el primer ministro chino, Li Keqiang, que comenzó hoy en Brasilia una gira por la región.

“Saludo desde aquí al presidente de Perú, Ollanta Humala”, dijo Rousseff junto a Li, al anunciar el acuerdo entre los tres países para el inicio de los estudios de viabilidad del ferrocarril.

“Será un nuevo camino rumbo a Asia que se abrirá desde Brasil, llevará primero a Perú y después a China”, declaró la mandataria sobre ese tren, cuyo trazado aún no definido pero que atravesaría parte de la Amazonía y la Cordillera de los Andes.

Li, cuya gira suramericana incluye próximas escalas en Colombia, Perú y Chile, explicó que continuará con las negociaciones en Lima, cuando se entreviste con el presidente Humala.

Fuentes oficiales brasileñas indicaron que China costeará los estudios de viabilidad, cuyo valor aún no ha sido definido, y que Brasil y Perú analizarán el impacto ambiental en sus respectivos territorios.

En el ámbito regional, Li reafirmó el interés de China por estrechar su relación con América Latina, región a la que le ha ofrecido inversiones por 250.000 millones de dólares en la próxima década, y anunció la disposición china para cooperar en un amplio proyecto de industrialización.

“A largo plazo, no podemos imaginar que América Latina sólo sea un abastecedor de materias primas para China y que China siga siendo una fábrica de productos baratos para América Latina”, sostuvo Li, quien apuntó que se deben sentar las bases industriales necesarias para que el comercio sea “ventajoso para ambas partes”.

El acuerdo relativo al tren fue uno de los 35 convenios firmados en el marco de la visita de Li a Brasil, país con el que anunció que China pretende elevar su comercio bilateral desde los casi 80.000 millones de dólares del 2014 hasta 100.000 millones de dólares en los próximos años.

La mayoría de esos acuerdos fueron suscritos en el ámbito privado y suponen un poco de oxígeno para la maltrecha economía de Brasil, que aspira a captar inversiones extranjeras para recuperar su ritmo de crecimiento, que según todas las previsiones será negativo este año, con una contracción en torno al 1 %.

Uno de los convenios concretos firmados hoy implica créditos chinos por un total de 7.000 millones de dólares para la petrolera brasileña Petrobras, que es el centro de un escándalo de corrupción que le ha dificultado el acceso a la financiación externa.

Por otra parte, la empresa aeronáutica Embraer firmó un contrato con la compañía china Tianjin Airlines para la venta de 20 aviones de su modelo E195 y otros dos del tipo E190-E2, por un valor que, según cálculos del mercado, llegaría a 1.100 millones de dólares.

Embraer también tiene pendiente la venta de otros 18 aparatos E190-E2 a Tianjin Airlines, que depende de una autorización de los órganos reguladores chinos.

En el marco de la visita de Li, la siderúrgica Vale concretó la venta de cuatro buques de carga, con capacidad de hasta 400.000 toneladas, a la empresa China Merchants Energy Shipping (CMES), en un negocio que totalizará 445 millones de dólares.

Por su parte, la empresa de telecomunicaciones Vivo, filial del grupo español Telefónica en Brasil, suscribió un convenio con la firma china Huawei para ampliar la cobertura de telefonía móvil en el estado de Río de Janeiro.

Otros acuerdos firmados hoy subrayan el interés de China por participar en próximas licitaciones para la construcción de puertos, carreteras y otras infraestructuras en Brasil, los cuales se calcula que pudiera significar inversiones superiores a los 30.000 millones de dólares.

Según dijo Rousseff, entre los acuerdos que se han concretado en esta visita de Li y las perspectivas de participación china en esas obras, el paquete de inversiones de ese país asiático en Brasil puede llegar a 53.000 millones de dólares en un corto plazo.

Tras sus actividades en Brasilia, Li partió hacia Río de Janeiro, donde mañana conocerá las instalaciones del metro, que usa trenes chinos, y visitará una feria de equipos y manufacturas de su país.

Desde Río de Janeiro, viajará hacia Colombia, segunda escala de la gira que seguirá en Perú y concluirá en Chile.

Acerca de ProfesionalesHoy 16815 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy