La directora del FMI respalda los planes de Brasil para recuperar su economía

Brasilia, 21 may (EFE).- La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, recibió hoy a la directora general del FMI, Christine Lagarde, quien manifestó su respaldo al ajuste fiscal que el Gobierno brasileño prepara para intentar recuperar su maltrecha economía.

La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) comentó los planes de recortes de gastos fiscales y aumentos de impuestos del Gobierno brasileño durante una visita a un proyecto social en Río de Janeiro.

Consultada sobre el plan de ajuste, Lagarde prefirió elogiar las medidas de combate a la pobreza que se aplican en Brasil desde hace más de una década, pero apuntó que “la disciplina fiscal es la base necesaria para la financiación de los programas sociales”.

Lagarde conoció detalles del plan con que el Gobierno pretende recuperar esa “disciplina fiscal” en Brasilia, adonde se desplazó para entrevistarse con el ministro de Hacienda, Joaquim Levy, con quien tuvo un encuentro privado antes de ser recibida por Rousseff.

“Tuvimos una rápida reunión. Hablamos de las perspectivas de la economía mundial y de Brasil”, declaró tras ese encuentro, sin dar más precisiones.

Tras ser recibida por Rousseff, Lagarde dijo que trataron sobre asuntos de la “economía global y el desarrollo” y que respaldó la decisión del Mercosur de alcanzar un acuerdo comercial con la Unión Europea (UE), ratificada hoy por la mandataria y el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, que hizo una visita oficial a Brasil.

Rousseff no conversó con periodistas tras la reunión con la jefa del FMI, pero sí comentó el ajuste que estudia su Gobierno después de su cita con el presidente uruguayo.

Según la mandataria, “para que Brasil pase página es fundamental que se haga el ajuste”, pues desde 2008, cuando estalló la crisis global, se ha apelado a los recursos estatales para financiar las actividades económicas en el país.

“Aseguramos el empleo, la renta e incluso a las empresas, para que pudieran mantener su actividad, y lo hicimos dando subsidios para el crédito y reduciendo y eliminando impuestos”, indicó.

No obstante, sostuvo que “la crisis ya está en su octavo año y todo tiene un límite”, por lo que “ahora hay que recomponer las cuentas fiscales”.

La mandataria si rehusó a hacer precisiones sobre el ajuste, pero aclaró que “si alguien cree que el recorte de gastos del Gobierno será pequeño, no será así”.

Apuntó que será un recorte “adecuado” como para permitir “un buen ahorro” fiscal y una retomada del crecimiento, pero sin llegar al extremo de “paralizar” al Ejecutivo.

Lagarde coincidió hoy en Brasil con nuevos datos que confirman el pésimo momento de la economía del país.

Según informó el Banco Central, la economía brasileña estaría ya en una recesión técnica, tras sufrir una contracción del 0,81 % en los primeros tres meses del año frente al último trimestre de 2014, cuando se había achicado un 0,2 %.

El dato corresponde al Índice de Actividad Económica (IBC-Br), con el que el Banco Central intenta anticipar el comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB) y, en este caso, confirmó pesimistas previsiones de analistas privados, que apuntan a que la economía del país sufrirá este año una contracción cercana al 1,20 %.

Si se confirma ese pronóstico, la economía brasileña tendría en 2015 su peor año desde 1990, cuando registró una caída del 4,35 %.

El informe del Banco Central fue comentado por el ministro Levy, quien admitió que refleja la realidad. “Muestra la velocidad actual de la economía” brasileña, declaró.

Otro dato negativo conocido hoy y que se suma al aluvión de malas noticias para la economía brasileña este año fue el referido a la tasa de desempleo, que subió en abril pasado al 6,4 %, lo que supone su mayor nivel en los últimos cuatro años.

Según el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE), el desempleo ya refleja la acentuada desaceleración de la economía y subió 0,2 puntos porcentuales desde marzo pasado, pero saltó 1,5 puntos porcentuales respecto a abril del 2014.

El IBGE también señaló que la renta promedio del trabajador brasileño cayó en abril a 2.138,50 reales (unos 712,8 dólares), con una reducción del 0,5 % frente a marzo y del 2,9 % en comparación con el mismo mes del año pasado.

Acerca de ProfesionalesHoy 12559 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy