La crisis y el paro no han bajado la tasa de actividad, según el Banco de España

Madrid, 31 may (EFE).- El Banco de España señala que la tasa de actividad se ha mantenido estable durante la crisis debido a la entrada de miembros adicionales del hogar en el mercado de trabajo para sostener la renta familiar y paliar los efectos del desempleo y la pérdida de riqueza.

Un estudio sobre la resistencia cíclica de la tasa de actividad en España, contenido en el Boletín de mayo del Banco de España, recuerda que en otros periodos de recesión la tasa de actividad cayó a la vez que aumentaba el desempleo, en lo que se conoce como “efecto desánimo” -la dificultad de encontrar empleo desincentiva su búsqueda-.

En este caso, el fuerte aumento del desempleo unido al alto endeudamiento de los hogares y a la pérdida de valor patrimonial (mucho mayores que en otros periodos recesivos) han favorecido que más miembros de cada familia se incorporen al mercado de trabajo para mejorar o mantener su renta.

La población activa española se ha mantenido estable desde 2008, en torno a 23 millones de personas, a pesar de que España ha tenido una reducción de la población y un saldo migratorio negativo durante los últimos años de crisis.

Además, la tasa de actividad creció sin interrupciones hasta 2012, y a partir de entonces se ha mantenido estable, según muestra el estudio.

El informe del Banco de España señala que la tasa de actividad ha aumentado sobre todo entre las mujeres (ha pasado del 10 % en 1988 a casi alcanzar el 55 % en la actualidad), y no ha descendido con el fuerte aumento del desempleo, cosa que sí ha sucedido entre los varones durante esta crisis.

Las mujeres españolas son el único grupo en el que cuanto más aumenta el desempleo, más aumenta su tasa de actividad, algo que se conoce como “efecto trabajador adicional”.

Además, los grupos de edad avanzada e intermedia son los que mejor mantienen su nivel de actividad en este periodo de crisis.

En este sentido, el informe apunta que las reformas del sistema de pensiones han favorecido la permanencia en el mercado de trabajo de las personas de mayor edad.

Por contra, los varones, las personas más jóvenes y quienes tienen estudios medios o bajos son los grupos más procíclicos, es decir, donde la tasa de actividad desciende más cuando aumenta el desempleo.

Los autores del informe valoran el mantenimiento de la tasa de actividad, ya que puede contribuir a soportar el potencial crecimiento de la actividad económica, al ajuste de los salarios y, si se concentra entre las personas de más edad, a paliar el envejecimiento de la población.

También llaman la atención sobre factores institucionales como el salario mínimo, la tasa de fertilidad o el nivel de estudios, que, de acuerdo con sus conclusiones, influyen en las decisiones de los individuos para buscar o no un empleo.

Acerca de ProfesionalesHoy 14506 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy