Última hora

La Audiencia Nacional condena al exvicepresidente de KIO a pagar 46 millones al Grupo Torras

Madrid, 5 jun (EFE).- La Audiencia Nacional ha condenado hoy al exvicepresidente de Kuwait Investment Office (KIO) Fouad Khaled Jaffar a dos años de prisión por los delitos de apropiación indebida y falsedad documental, y a indemnizar al Grupo Torras con 46,7 millones de euros.

Así lo determina la sentencia de conformidad dictada hoy, basada en el acuerdo al que llegaron la Fiscalía y la defensa del jeque Jaffar después de que el acusado confesara “de manera libre y consciente” los hechos que le imputaba.

Con esta pena, que rebaja la petición inicial teniendo en cuenta las atenuantes de dilaciones indebidas, confesión y reparación del daño, el acusado no tendrá que ir a prisión pero deberá pagar al Grupo Torras una indemnización de más de 46 millones de euros, solidariamente con los otros condenados en este caso.

Esta sentencia es consecuencia de un fleco del caso KIO que comenzó a investigarse el 8 de enero de 1993, a raíz de una querella de Torras contra el expresidente del grupo, Javier de la Rosa, su ex consejero delegado Jorge Núñez Lasso de la Vega; los exconsejeros Narciso de Mir, Miguel Soler y Juan José Folchi; y el expresidente y exvicepresidente del consejo Sheik Fahad y Fouad Khaled Jaffar, ambos kuwaitíes.

Torras, entonces controlada por KIO, consideraba que estos exgestores se enriquecieron de forma fraudulenta y causaron gravísimos perjuicios al grupo, que concluyeron con su descapitalización y posterior suspensión de pagos.

El financiero catalán De la Rosa, hombre de confianza en España de KIO, fue condenado a penas que sumaban más de 15 años de prisión por las cuatro operaciones que se juzgaron en el caso: ICSA-Inpacsa, Wardbase, Pincinco-Quail-ACIE y Croesus.

En la sentencia publicada hoy la sección primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional condena al jeque Fouad Khaled Jaffar a 1 año y 8 meses por el delito de apropiación indebida y otros 4 meses por falsedad en documento mercantil, además del pago de 6.010 euros.

La sentencia detalla cómo en el caso ICSA-Inpacsa los acusados “diseñaron y ejecutaron una compleja operación económica” para obtener “un beneficio económico muy importante” derivado de la obtención de” elevadísimas plusvalías” con la venta de la compañía papelera ICSA (propiedad de INPACSA).

Los magistrados del Alto Tribunal describen el procedimiento del fraude en el que los acusados, entre ellos Jaffar, sacaban la compañía por un precio muy bajo “el mínimo aceptable para que no se detectara el fraude” mientras que el comprador pagaba el real.

De esta manera, generaban unas “plusvalías” que no ingresaban en INPACSA sino que eran desviadas a cuentas corrientes en el extranjero con lo que “la finalidad que perseguían era el lucro personal en perjuicio de los accionistas de las compañías que administraban”, consideran los magistrados.

El texto recoge cómo el propio Javier de la Rosa confirmó en una carta “los honorarios” que recibiría el contable Plinio Coll, ya condenado en el caso, por diseñar el esquema del fraude.

La sociedad kuwaití KIO era un organismo dependiente de la agencia gubernamental de inversiones del Estado de Kuwait, a través del cual dicho estado canalizaba parte de los beneficios derivados del petróleo actuando a través de varias compañías mercantiles instrumentales; en España esta sociedad era el Grupo Torras.

Acerca de ProfesionalesHoy (11547 artículos)
Equipo editorial de ProfesionalesHoy