La UE asiste a la cumbre de G7 con el respaldo de la recuperación económica

Elmau (Alemania), 6 jun (EFE).- Los presidentes de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y del Consejo Europeo, Donald Tusk, acuden a la cumbre del G7 del 7 y 8 de junio en representación de la Unión Europea (UE) con el respaldo de la recuperación de sus economías y con la intención de impulsar más progresos a la lucha contra el cambio climático, entre otros asuntos.

Juncker y Tusk asisten a esa cumbre, que se celebra en el castillo de Elmau bajo presidencia de la canciller Angela Merkel, y en la que se sientan las siete grandes economías mundiales: Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, Canadá, EE.UU y Japón.

“En otras cumbres del G7 hubo muchas tensiones por la economía europea, pero esta vez Europa no es ya el enfermo del G7: hay una recuperación del crecimiento económico, aunque no se haya recuperado por completo”, dijeron fuentes europeas.

Los jefes de Estado y de Gobierno de esas potencias abordarán durante esa cita de dos días asuntos como la economía global, el comercio, la situación política internacional, asuntos de seguridad, de salud y de desarrollo.

En cuanto a la economía global, fuentes comunitarias indicaron que los líderes se centrarán en propiciar la apertura de los mercados y luchar contra el proteccionismo, así como en impulsar las negociaciones para la liberalización del comercio mundial que se siguen en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Los representantes de la UE en este foro, en el que se sientan cuatro de sus socios de más peso económico, explicarán que “la prioridad es lograr que la economía europea crezca de nuevo, aumentar el empleo sin que crezca la deuda, reforzar las inversiones públicas y privadas e impulsar el libre comercio”.

En la agenda de los líderes no figura oficialmente uno de los asuntos que más inquietan a la UE como es la situación de Grecia, si bien fuentes europeas indicaron que “aunque no figura, probablemente aparecerá”.

“Será difícil que en la sesión sobre economía global no se hable, pero no hay planes de que se haga ni en reuniones separadas entre los europeos ni entre europeos y estadounidenses”, agregaron las mismas fuentes.

La situación de Grecia ante sus acreedores internacionales y las negociaciones con la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en busca de una solución se ha colado en las últimas reuniones internacionales de alto nivel.

En cuanto al capítulo de política exterior y de seguridad, los líderes pasarán revista a los problemas más acuciantes en ese ámbito como es la situación en Ucrania, las relaciones con Rusia, las crisis humanitarias en Siria e Irak, y los problemas políticos de Libia.

“Rusia no se sienta en la mesa, pero sí estará en el menú”, dijeron fuentes europeas, en referencia a que la intervención de Moscú en el conflicto del este de Ucrania y su posterior anexión de la península ucraniana de Crimea le valieron la suspensión de ese foro, en el formato de G8, hasta que no cambie de rumbo su política respecto al vecino país.

La Unión Europea es una de las partes centrales en el proceso negociador para encontrar una solución a la crisis ucraniana respetando su soberanía, independencia e integridad territorial, a cambio de reformas políticas y económicas así como en la lucha contra la corrupción.

“La UE insiste en la plena implementación de los acuerdos de Minsk”, indicaron las fuentes en relación al pacto firmado por Moscú y Kiev en la capital bielorrusa que incluye una serie de puntos que buscan, además del cese de enfrentamientos, restablecer la soberanía y la integridad territorial ucraniana.

La UE y los países del G7 han impuesto sanciones a Rusia por su actuación en el este de Ucrania y ha vinculado su duración al pleno cumplimiento de esos acuerdos de Minsk, que se espera pueda completarse para finales de año.

Otro de los puntos de discusión del G7 será la lucha contra el cambio climático y la reducción de emisiones contaminantes, así como los preparativos sobre la cumbre de la ONU sobre este asunto que se celebrará en París en diciembre próximo y que se quiere concluir en esa fecha para que entre en vigor en 2020.

Fuentes europeas reiteraron que los compromisos aportados por la UE en esa lucha son los más ambiciosos a nivel internacional.

La UE se ha comprometido a reducir sus emisiones de gases contaminantes en un 30 % en 2030 en comparación con las que tenía en 1990, además de que al menos un 27 % de su consumo energético proceda de las energías renovables y a mejorar en ese mismo porcentaje su eficiencia energética.

Acerca de ProfesionalesHoy 12602 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy