Grecia y los acreedores acaban sin acuerdo en Bruselas y ahora miran al Eurogrupo

Bruselas/Atenas, 14 jun (EFE).- En un nuevo revés, las negociaciones entre la delegación griega y las instituciones acreedoras este fin de semana en Bruselas terminaron sin un acuerdo y pasan ahora al Eurogrupo del próximo jueves para tratar de salvarlas y lograr aún un acuerdo antes de fin de mes.

El viceprimer ministro griego, Yanis Dragasakis, el viceministro de Relaciones Económicas Internacionales, Euklidis Tsakalotos, y el ministro de Estado griego, Nikos Pappás, se sentaron hoy a negociar con los representantes de la Comisión Europea, del Banco Central Europeo, del Fondo Monetario Internacional y del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), tras otra reunión técnica el sábado.

Las conversaciones duraron hoy poco tiempo y se quedaron suspendidas hasta el jueves ante la falta de aproximación entre las partes, según explicaron fuentes comunitarias tras el encuentro.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker “ha hecho un último intento este fin de semana para hallar, a través de representantes personales y en estrecha cooperación con expertos de la CE, el BCE y el FMI una solución con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, que permitiera una evaluación positiva a tiempo para el Eurogrupo del día 18”, señalaron fuentes comunitarias.

“Mientras se han logrado algunos progresos, las conversaciones no prosperaron, ya que permanece una importante brecha entre los planes de las autoridades griegas y las exigencias comunes” de las tres instituciones sobre las medidas fiscales, agregaron.

Se trata de una diferencia en medidas presupuestarias permanentes del orden del 0,5 % al 1 % del PIB, equivalentes a 2.000 millones de euros al año, de acuerdo con las fuentes.

Las instituciones acreedoras consideraron para interrumpir las negociaciones que “las propuestas griegas siguen siendo incompletas”, afirmaron.

“Sobre esta base, las discusiones tendrán que tener ahora lugar en el Eurogrupo”, el foro informal que reúne a los ministros de Finanzas y de Economía de la eurozona y cuya próxima reunión es el día 18 de junio, indicaron las fuentes.

Antes del jueves, el BCE tomará el miércoles de nuevo una decisión sobre el límite de la asistencia de liquidez de emergencia a los que los bancos griegos pueden acceder a través del Banco de Grecia y si sigue aceptando sin descuento los colaterales (activos que sirven como garantía) de las principales entidades helenas.

Pese a que ese último intento de Juncker no ha conseguido acercar las posturas lo suficiente para lograr un acuerdo este fin de semana, el presidente de la CE “permanece convencido de que, con unos esfuerzos reformistas más fuertes del lado griego y una voluntad política de todas las partes, se puede todavía encontrar una solución antes de fin de mes”, agregaron.

El día 30 expira la segunda prolongación del rescate a Grecia.

Dragasakis, por su parte, aseguró que Grecia presentó a los acreedores propuestas que servían para satisfacer plenamente las exigencias de los acreedores en materia fiscal y de superávit primario, pero que éstos insistieron en otro tipo de recortes.

“Las propuestas abrían el camino a un acuerdo definitivo” en materia financiera, presupuestaria y de crecimiento, y “cubrían al cien por cien la brecha, tal y como lo exigían los representantes de las instituciones”, explicó el viceprimer ministro griego.

Dragasakis recalcó que las instituciones insistieron en que esta diferencia financiera debía cubrirse “exclusivamente” con recortes de pensiones en hasta el 1 % del PIB y con el aumento del volumen de recaudación del IVA de idéntico porcentaje.

Se trata de medidas que afectan a la clase trabajadora y conducen a un nuevo ciclo de recesión, señalaron fuentes gubernamentales.

Pese a que no hubo una respuesta que hubiera permitido “resolver todos los problemas pendientes” por parte de las instituciones acreedoras, Grecia sigue dispuesta a concluir las negociaciones con un acuerdo que sea en beneficio mutuo.

Entre tanto, la delegación griega ha emprendido el viaje de regreso a Atenas.

La cita de este fin de semana era importante, porque un acuerdo aún necesitaría la aprobación del Eurogrupo y pasar por algunos parlamentos nacionales, con lo que actualmente solo quedan dos semanas hasta fin de mes para todo este proceso.

Un acuerdo es imprescindible para que Grecia pueda acceder a los 7.200 millones de euros que quedan del rescate y evitar una suspensión de pagos cuando tenga que hacer frente a finales de junio a un pago de 1.600 millones de euros al FMI y en julio y agosto 6.700 millones al BCE.

Acerca de ProfesionalesHoy 14543 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy