Los países de la UE cierran un pacto sobre la nueva regulación de la agricultura orgánica

Luxemburgo, 16 jun (EFE).- Los países de la Unión Europea (UE) cerraron hoy un acuerdo sobre la revisión de la normativa de agricultura ecológica, para su adaptación al aumento de estas producciones y dar respuesta a las expectativas de los consumidores.

La normativa es de gran importancia para España, uno de los mayores productores y exportadores de ese tipo de productos en la Unión.

“Hemos logrado dar con una buena reglamentación. Al principio no era del gusto de los productores, pero lo acordado ahora dará al sector bio un futuro”, explicó en rueda de prensa el ministro de Agricultura de Luxemburgo, Fernand Etgen, cuyo país asumirá la presidencia rotatoria de la UE a partir del próximo 1 de julio.

Las delegaciones lograron cerrar los dos puntos que seguían abiertos: la manera de actuar ante la presencia de sustancias no autorizadas en un producto ecológico y los controles periódicos a realizar en las explotaciones.

Sobre los residuos de fitosanitarios, finalmente se rechazó la idea propuesta por la Comisión Europea (CE) de fijar umbrales o límites máximos, para desclasificar de los orgánicos a los productos por encima de esos márgenes.

El texto aprobado acepta la eventual presencia de esas sustancias en los productos ecológicos cuando sea fruto de una contaminación involuntaria, lo que debe determinarse tras una investigación por parte de las autoridades competentes.

Por el contrario, las contaminaciones evitables impedirán que esos productos sean etiquetados como orgánicos.

El texto contempla, no obstante, la posibilidad de que los Estados miembros que cuenten ahora con umbrales puedan mantenerlos hasta diciembre de 2020, siempre que con ello no se prohíba, limite o impida la puesta en el mercado como orgánicos de productos de otros países.

Respecto a los controles, se prevé que tengan lugar cada año sobre el terreno, pero que se puedan espaciar hasta los tres años en el caso de aquellas explotaciones para las que las evaluaciones de riesgo concluyan que no es necesaria una mayor frecuencia.

Para su aprobación definitiva, el reglamento necesita también el visto bueno del Parlamento Europeo, que todavía no se ha pronunciado, por el alto número de enmiendas (más de 350) introducidas al informe que obligarán a retrasar su votación a septiembre, según el ministro luxemburgués.

Se espera que el inicio de las negociaciones entre ambas instituciones (Consejo y PE) de cara a un acuerdo político comience a partir de octubre, dijo Etgen.

La actual presidencia letona de la UE, cuyo mandato termina el 30 de junio, había convertido la renovación del reglamento sobre agricultura ecológica en una de sus prioridades.

Por su parte, la CE había advertido de que, en caso de que los Estados miembros no lograran hoy un acuerdo, había una “probabilidad alta” de que la propuesta fuera retirada.

Los ministros de Agricultura realizaron en mayo un primer intento infructuoso de cerrar un pacto.

El objetivo de la nueva normativa, que también regulará el etiquetado de los artículos, es impulsar el desarrollo de las producciones y garantizar una competencia justa entre los agricultores europeos y de terceros países.

En los últimos diez años se ha duplicado la superficie de la UE dedicada a producciones bio, que en 2012 alcanzaba los 10 millones de hectáreas.

Según datos de la CE, los países con más extensión de producciones orgánicas son España (1,8 millones de hectáreas), Italia (1,1 millones), Alemania (1 millón) y Francia (970.000 hectáreas).

La legislación vigente, que data de 2007, será adaptada a la expansión del mercado de este tipo de productos y para impulsar la transparencia, simplificar la legislación y reducir costes administrativos.

En Europa hay más de 186.000 producciones ecológicas, que ocupan unas 9,6 millones de hectáreas, es decir, el 5,4 % de la superficie agrícola.

Acerca de ProfesionalesHoy 13118 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy