La Fed no se apresura y aplaza la subida de tipos para después del verano

Washington, 17 jun (EFE).- La Reserva Federal (Fed) apostó hoy por la prudencia y decidió no subir los tipos de interés a la espera de una prueba más “decisiva” sobre la consolidación de la economía de Estados Unidos tras la contracción del primer trimestre del año.

“Querríamos ver más evidencia decisiva de que el ritmo moderado de crecimiento económico será sostenido”, dijo en una rueda de prensa Janet Yellen, presidenta de la Fed, sobre la anticipada subida de tipos de interés, actualmente entre el 0 % y el 0,25 %, y que sería la primera en Estados Unidos desde 2006.

Yellen subrayó que, pese al debate generado, el banco central aún no ha decidido “cuándo será el inicio del ajuste”, algo que “dependerá de los datos”.

“Pero, ciertamente, es posible que se produzca este año”, recalcó, tras publicarse el comunicado emitido a la conclusión de la reunión de dos días del Comité Federal de Mercado Abierto, que dirige la política monetaria.

De acuerdo con el documento, 15 de los 17 de miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) consideran que este inicio de la normalización monetaria se produzca antes de que concluya 2015, con septiembre como apuesta mayoritaria.

Asimismo, Yellen aseguró que lo fundamental es asumir que se está en el comienzo de un camino de encarecimiento gradual del precio del dinero.

“No debería ser exagerada la importancia de la primera subida de tipos de interés”, afirmó ante los periodistas en la sede del organismo en Washington, ya que la política monetaria seguirá siendo “expansiva” por “un tiempo” después de la primera alza.

Además del habitual comunicado a la conclusión de la reunión de dos días del FOMC, la Fed publicó su actualización de las previsiones económicas en Estados Unidos.

En este aspecto, sí que ofreció novedades, al rebajar notablemente las previsiones para 2015, como consecuencia de la contracción del 0,7 % registrada en el primer trimestre del año.

Aunque la Fed mantuvo que se trató de un bache “temporal”, redujo el crecimiento estimado para este año a entre un 1,8 % y un 2 %, en comparación con el rango de entre el 2,3 % y el 2,7 % calculado en marzo.

Sobre el desempleo, una de sus principales preocupaciones, Yellen reconoció un “repunte” en los últimos meses, y el organismo prevé que cierre el año con una tasa de entre el 5,3% y el 5,2 %, frente al rango de entre el 5 % y el 5,2 % que calculó en marzo.

Actualmente, la tasa de desempleo, que ha registrado un paulatino descenso, se encuentra en el 5,5 %, en niveles no vistos desde antes del estallido de la crisis financiera de 2008.

Junto con el empleo, el otro elemento del doble mandato de la Fed es la estabilidad de precios, y el comunicado de política monetaria sostuvo que aunque la inflación sigue notablemente por debajo de la meta del 2 % a medio plazo, la caída de los precios energéticos parece haberse frenado y haber comenzado a crecer de nuevo.

Por último, Yellen comentó las posibles implicaciones de que no se alcance un acuerdo entre Grecia y los acreedores internacionales para solucionar la crisis financiera del país.

“Es una situación muy difícil. En el caso de que no haya acuerdo, sí que veo el potencial de alteración que pueda afectar las perspectivas económicas europeas y los mercados financieros globales”, señaló.

Los mercados dieron buena acogida a las palabras de Yellen y la cautela mostrada por la Fed, y Wall Street cerró al alza y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, subió 0,17 %.

La próxima reunión del banco central estadounidense está prevista para el 28 y 29 de julio, aunque todas las miradas están puestas en el encuentro siguiente, el 16 y 17 de septiembre, como fecha para el inicio del encarecimiento del precio del dinero.

Acerca de ProfesionalesHoy 14132 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy