Podemos propone destinar el 1,5 % del PIB durante 20 años a energías limpias

Madrid, 22 jun (EFE).- Podemos ha presentado hoy un plan para acabar con la dependencia energética, al que propone destinar durante 20 años el 1,5 % del PIB, y que se basa en incrementar drásticamente el gasto en eficiencia energética y energías renovables y reducir drásticamente los combustibles fósiles.

El plan -que supondría una inversión anual de 21.000 millones de dólares, según Podemos- permitiría en los 20 años de aplicación la creación de 320.000 puestos de trabajo directos e indirectos, reducir las emisiones de CO2 de 6,5 toneladas a 1,7, y reducir la dependencia del petróleo del 5,5 % del PIB que supone ahora al 1 %.

Es lo que ha explicado en rueda de prensa el economista Robert Pollin, codirector del Instituto de Investigación de Economía Política de la Universidad de Massachusets, autor del plan de inversión para el cambio del modelo productivo y la creación de empleo sostenible.

Pollin ha remarcado que se trata de un programa “muy simple” que trata de enmarcar en tres puntos principales: incrementar la eficiencia energética, aumentar las energías limpias y renovables, y reducir el consumo de combustibles fósiles.

Ha asegurado que no trata de un “programa anticrecimiento” sino que es una incentivación de la actividad económica desde la “eficiencia”, junto a un aumento del empleo que podría suponer una “considerable creación” de nuevos empleos, al tratase de un “programa de retroalimentación”.

La secretaria de Análisis de Podemos, Carolina Bescansa, ha explicado que este plan forma parte del trabajo que está realizando el partido con expertos nacionales e internacionales y la participación a través de los círculos sectoriales y territoriales, de cara a la redacción del programa con el que concurrirán a las elecciones generales.

Bescansa ha comparecido en rueda de prensa junto a Pollin, el responsable del área de Economía de Podemos, Nacho Álvarez, y el secretario de Política del partido, Íñigo Errejón.

El plan contaría con inversión pública y privada, según el economista estadounidense, quien ha recalcado que el programa permite la autofinanciación a largo plazo, gracias a la reducción de importaciones de petróleo y resto de combustibles fósiles.

Pollin ha recomendado al próximo gobierno español, “sea quien sea”, que diseñe “incentivos sólidos” para que el sector privado se sienta “implicado” en el gasto de energías alternativas.

El 67 por ciento del gasto del programa debería destinarse a energías renovables y el 33 por ciento a medidas de eficiencia energética, ha dicho Pollin, quien ha señalado que el Gobierno debería invertir aproximadamente el 25 % del programa, alrededor de 4.500 millones de dólares.

Así, ha considerado que si se adaptan los edificios públicos a los criterios de eficiencia energética, además de ahorrar dinero a los contribuyentes, se crearían puestos de trabajo y se reducirían las emisiones de CO2.

Otra forma de financiación que ha propuesto es un aumento de los impuestos medioambientales que, ha dicho, están “significativamente” por debajo de la media de la UE, ya que en España suponen el 1,4 por ciento del PIB mientras que en la UE ascienden al 2,5.

Además, la puesta en marcha de tarifas reguladas, y que la banca pública -ha citado en concreto al Banco de España- proporcione créditos a bajos intereses a inversores privados.

Pollin ha explicado que esta medida ha sido “el mayor impulsor” de eficiencia energética en Alemania y que esto “puede reproducirse en España”, y ha remarcado la importancia de incentivar también estas medidas “a pequeña escala, fuera del monopolio de la red eléctrica”.

Acerca de ProfesionalesHoy 16800 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy