La Audiencia Nacional confirma la imputación de otros tres usuarios de tarjetas opacas

Madrid, 25 jun (EFE).- La Audiencia Nacional ha confirmado la imputación de otros tres usuarios de las tarjetas opacas de Caja Madrid, todos ellos miembros de la Comisión de Control porque, aunque no fueran administradores de la entidad, pudieron apropiarse indebidamente de más de 400.000 euros que gastaron.

La sección tercera de la Sala de lo Penal ha rechazado así los recursos que interpusieron contra su imputación el exdirector general de Economía de la Comunidad de Madrid Pablo Abejas, que cargó a su “black” 246.700 euros; el miembro de UGT Miguel Ángel Abejón, que gastó 106.749 euros; y el exsecretario general de la patronal madrileña Alejandro Couceiro (70.200 euros).

Todos ellos alegaron que no se les podía achacar el delito de administración desleal que les imputó el juez Fernando Andreu el pasado 28 de enero porque, como miembros de la Comisión de Control de la entidad, no fueron administradores de Caja Madrid.

Sin embargo, los magistrados recuerdan que les afecta la calificación jurídica alternativa de apropiación indebida que dio el instructor.

Asimismo, precisan a Abejas, que fue presidente de este órgano, que “carecen de solidez” sus argumentos sobre la falta de indicios para imputarle, porque se le entregó una visa de uso libre.

Respecto a que las actas de Hacienda revelan que sí se inspeccionaron las cuentas en las que se cargaron los gastos de las “black”, los magistrados sostienen que habrá que “profundizar si efectivamente se declararon todas las operaciones de las tarjetas al compatibilizarse como gastos por impuesto de sociedades”.

“En definitiva, si hay consonancia entre lo declarado y lo gastado, y en último término, si hubo corrección legal en la imputación de gastos”, subraya.

La Sala le aclara tanto a él como a Couceiro que para ellos los hechos no han prescrito, ya que el plazo es de diez años desde la última disposición para cuantías superiores a 50.000 euros, y ellos las utilizaron por última vez en 2012 y 2006, respectivamente.

La Audiencia Nacional insiste en que entre 2003 y 2012 se repartieron unas tarjetas emitidas “fuera del circuito ordinario” y sin “ningún tipo de soporte legal, estatutario o contractual”, con lo que altos cargos de la caja dispusieron así de fondos de la entidad que “destinaron al pago de gastos propios y ajenos a cualquier actividad de representación”.

En un principio, Andreu decidió imputar a todos los beneficiarios de las tarjetas opacas que cargaron 15,5 millones de euros en algo más de una década, pero en la actualidad solo mantiene a 55 de los 81 usuarios, entre ellos los expresidentes de Caja Madrid Miguel Blesa y Rodrigo Rato.

Hasta la fecha, la sala de lo penal ha confirmado la imputación de ocho beneficiarios de las “black”.

Acerca de ProfesionalesHoy 13513 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy