Última hora

El BCE mantiene la asistencia financiera a Grecia, pese al anuncio de acuerdo

Fráncfort (Alemania), 13 jul (EFE).- El consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) decidió hoy mantener el máximo de provisión de liquidez de emergencia que las entidades griegas pueden solicitar en 89.000 millones de euros, pese al anuncio de un acuerdo que posibilita negociar el tercer paquete de rescate a Atenas.

“La provisión de liquidez de emergencia se mantuvo al nivel actual tras una teleconferencia del consejo de gobierno”, que comenzó a las 11.00 GMT, dijo a Efe un portavoz del BCE.

El máximo órgano ejecutivo del BCE decidió mantener la provisión de liquidez de emergencia para los bancos griegos hasta saber con certeza si hay acuerdo y pese a que los líderes europeos, tras 17 horas de intensas negociaciones, han afirmado que está el camino abierto para negociar un tercer paquete de rescate de entre 82.000 y 86.000 millones de euros.

Seis parlamentos todavía tienen que votar el tercer paquete de rescate: Alemania, Holanda, Austria, Estonia, Eslovaquia y Finlandia, además de Grecia.

Europa ha aceptado comenzar el proceso para negociar formalmente un nuevo rescate a tres años con la condición de que Grecia implante primero duras reformas, incluso peores de las ofrecidas en las negociaciones previas a que el Gobierno de Alexis Tsipras decidiera convocar un referéndum para votar sobre ellas.

Mientras las negociaciones sigan en curso, el BCE mantendrá el máximo de la provisión de liquidez de emergencia en casi 89.000 millones de euros o, incluso, lo subirá si los bancos griegos no tienen liquidez, prevé el economista jefe de Commerzbank, Jörg Krämer.

“El acuerdo de hoy puede dar manos libres al BCE para incrementar el tope de la provisión de liquidez de emergencia y permitir a los bancos griegos superar el límite de retirada de efectivo de los cajeros de 60 euros diarios”, una vez que vote el Parlamento griego, según los analistas de UniCredit.

Grecia debe transferir activos estatales a un fondo para su privatización u otros propósitos, que generará 50.000 millones de euros para pagar deudas, recapitalizar la banca -por unos 25.000 millones de euros- y para inversiones.

Este fondo será gestionado por las autoridades griegas, bajo la supervisión de instituciones europeas.

Pero hasta que el Mecanismo de Estabilidad Europeo (MEDE) pueda iniciar las negociaciones del tercer rescate, Grecia necesita una financiación puente para hacer frente a sus obligaciones inmediatas.

Grecia debe pagar al BCE el 20 de julio 3.500 millones de euros por los bonos que la entidad monetaria adquirió en el primer programa de compra de deuda soberana que vencen en esa fecha.

En el segundo semestre Grecia tiene obligaciones de pago por valor de 26.600 millones de euros, al BCE, al Fondo Monetario Internacional (FMI) y a compradores de bonos a corto plazo (T-Bills).

El Eurogrupo, formado por los ministros de Economía y Finanzas de los países del euro, decidirá en su reunión de hoy sobre esta financiación puente.

No hay más que un “frágil medio acuerdo”, considera el economista del banco alemán Berenberg Holger Schmieding.

El consejo de gobierno del BCE se reúne de nuevo el miércoles para tratar la política monetaria de la zona del euro y la situación de Grecia.

El BCE comunicará el jueves su decisión sobre los tipos de interés para la zona del euro, que se sitúan en el mínimo histórico del 0,05 %.

El presidente del BCE, Mario Draghi, ofrecerá el jueves una rueda de prensa a las 12.30 GMT para informar de las deliberaciones.

El BCE mantiene desde el 26 de junio el máximo de provisión de liquidez de emergencia en 89.000 millones de euros para los bancos griegos y no asume la responsabilidad por esta cantidad, sino que lo hace el Banco de Grecia.

No obstante, el consejo de gobierno del BCE, del que forma parte el gobernador del Banco de Grecia, puede decidir sobre esta provisión de liquidez si ve riesgos para la estabilidad financiera.

Esta provisión de liquidez de emergencia es más cara que la que ofrece el BCE en sus operaciones de refinanciación ordinarias y cuesta un 1,55 %, interés que las entidades griegas pagan al Banco de Grecia, en vez del 0,05 % al que presta ahora el BCE.

Asimismo la decisión del BCE de mantener el tope máximo que las entidades pueden pedir prestado obligará a Grecia a cerrar los bancos más tiempo.

Grecia tuvo que imponer hace dos semanas controles de capital y limitar la cantidad de dinero que los ciudadanos pueden sacar de los cajeros automáticos a 60 euros.

Europa abre también la puerta a una reestructuración de la deuda de Grecia, pero no a una quita nominal.

Acerca de ProfesionalesHoy (12055 artículos)
Equipo editorial de ProfesionalesHoy