La Bolsa española acaba con dos semanas de ganancias al caer el 1,49 por ciento

Madrid, 24 jul (EFE).- La Bolsa española ha roto con dos semanas consecutivas de ganancias al caer el 1,49 %, hasta situarse en 11.309,30 puntos, afectada por la recogida de beneficios tras el acuerdo alcanzado entre Grecia, sus socios y acreedores.

Con la crisis de Grecia de momento superada, esta semana, en la que el mercado español no ha seguido un rumbo fijo, los inversores han estado pendientes de otros asuntos como la evolución de las materias primas, sobre todo del oro, y de los resultados de las compañías cotizadas.

Unos resultados que en algunos casos no han sido bien acogidos por el mercado y han provocado una tendencia negativa en la Bolsa española, en la que, no obstante, no ha habido muchos movimientos.

Al igual que el mercado nacional, en el resto de Europa las principales plazas han cerrado a la baja; Londres ha perdido el 2,88 %; Fráncfort, el 2,79 %; París, el 1,31 % y Milán, el 1,08 %.

Tras siete sesiones consecutivas de ganancias, en las que había ganado más del 11 %, la Bolsa española ya se decantó el pasado viernes por la recogida de beneficios.

No obstante, esta tendencia duró poco, ya que el lunes el mercado nacional comenzó la semana en positivo, al subir el 0,66 %, un porcentaje que le permitió recuperar los 11.500 puntos y volver a niveles de mayo.

Ese día, Grecia puso en marcha las primeras medidas acordadas con sus socios europeos, como la subida del IVA al 23 %, mientras que sus bancos reabrían sus puertas, con restricciones, tras 21 días de “corralito”.

Además, el mercado acogía de forma positiva que el país heleno hiciera frente a sus pagos en el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) tras recibir más de 7.000 millones de sus socios.

Pese a esos factores, el optimismo duró poco, ya que el martes, el IBEX 35 volvió a recoger beneficios, esta vez, al caer un 0,84 % en una jornada en la que se vio arrastrado por Wall Street.

Sin referencias macroeconómicas relevantes, y con el precio de las materias primas a la baja, los inversores mantenían la cautela ante el inicio de la presentación de los resultados del primer semestre.

Ese día, el Tesoro logró saldar con éxito una subasta en la que conseguía que los inversores paguen por las letras a tres meses.

Esta era la tercera vez en la historia que España se financiaba gratis en esta denominación.

Ya el miércoles, la Bolsa española volvió a cambiar de tendencia al subir un 0,22 %, un porcentaje con el que se desmarcaba del resto de Europa, que registró pérdidas de forma generalizada.

A la espera de que de madrugada el Parlamento griego votase el segundo plan de reformas acordado con sus socios, la Bolsa española cotizó al alza gracias a la banca y sus grandes valores.

El siguiente cambio de tendencia llegó el jueves, cuando el mercado nacional no tuvo un rumbo fijo, pero finalmente cerró con pérdidas del 0,37 %.

De nada le sirvió que el Parlamento griego diera el visto bueno al segundo plan de ajuste acordado con sus socios, la publicación de más resultados positivos o el buen dato del paro, que ha bajado en España en 295.600 personas en el segundo trimestre, alcanzando niveles de 2011.

La indefinición durante la semana también se ha dejado sentir hoy, jornada que la Bolsa cerró con pérdidas del 1,16 %, arrastrada por la banca y algunos valores como Agengoa.

Sabadell y Mapfre, que habían presentado sus cuentas ese mismo día, también destacaron entre los valores más castigados.

Durante las próximas semanas, en las que se verá un menor volumen de negociación bursátil por el verano, los inversores se centrarán en más resultados semestrales y en las expectativas sobre una posible subida de tipos de interés en EEUU.

Los expertos de Self Bank consideran que, aunque el mercado da por hecho que ese alza será en septiembre, el próximo miércoles se podrían tener noticias ya que la Reserva Federal celebra su última reunión antes de las vacaciones.

Acerca de ProfesionalesHoy 13514 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy