El Gobierno aprobará las cuentas de 2016 bajo el rigor del déficit pero sin recortes

Madrid, 29 jul (EFE).- El Gobierno aprueba este viernes el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2016 bajo la premisa de continuar reduciendo el déficit público, pero sin aplicar recortes, y con el objetivo de consolidar la recuperación de la economía y la creación de empleo.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, presentará en esta ocasión las líneas generales de las cuentas del año que viene, ya que coincide con su comparecencia habitual de finales de julio en la que hace balance del año.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, será el que desglose el contenido de estos presupuestos el día 4 de agosto en el Congreso, la novena vez que lo hace en su haber profesional.

Y es que a los presupuestos de 2016, que serán los quintos que presente Montoro bajo el mandato de Mariano Rajoy, hay que sumarle otros cuatro que tuvo que elaborar durante la segunda legislatura del expresidente José María Aznar.

Las cuentas de este año, que han sido calificadas de “continuistas”, contemplan un techo de gasto de 123.394 millones de euros, el 4,4 % menos que en 2015, que el Gobierno liga al ahorro por los menores intereses de la deuda y por la reducción del gasto en prestaciones por desempleo.

La mejora del mercado de trabajo permitirá un crecimiento del empleo a una tasa del 3 % este año y el que viene, por lo que está previsto que las cuentas de 2016 destinen menos dinero a prestaciones por paro.

Además, la recaudación vía impuestos está siendo favorable, lo que también ayudará a mejorar las condiciones laborales de los empleados públicos o a implementar incentivos fiscales.

Según el techo de gasto, está previsto que los ingresos crezcan el 0,8 % hasta los 134.773 millones de euros, impulsados por una recaudación de IVA que en el primer semestre ha crecido a un ritmo interanual del 7 %.

La posible rebaja del IVA cultural y la devolución de lo que falta por reintegrar a los funcionarios de la paga extra suspendida en 2012 se despejará el viernes, si así lo decide el Consejo de Ministros.

El Ejecutivo ha reiterado que si hay margen presupuestario se devolvería este importe pero no ha precisado si sería un sólo reintegro del 75 % que falta o devoluciones parciales.

Montoro se ha reunido hoy con los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, después de que ayer lo hiciera con el presidente de la CEOE, Juan Rosell, para explicarles estas cuentas, que los sindicatos han calificado ya de “conformistas”.

Además, han recordado al ministro que en 2016 los salarios del sector privado crecerán el 1,5 %, según lo pactado entre los agentes sociales.

Otro punto importante es la tasa de reposición en los servicios esenciales que podría pasar del 50 % que se había estipulado en 2015 al 100 %.

El año pasado además se mantuvo congelada la tasa de reposición para el resto de la plantilla de servicios no esenciales.

Desde el punto de vista sindical, los presupuestos de 2016 se centran en el rigor en el gasto y en la mejora de los salarios por el efecto de la bajada de IRPF, aunque también han reconocido un margen para bajar impuestos.

De momento ya se conocen los presupuestos del Congreso y del Senado y mientras los primeros han subido el 1,51 % hasta los 85,51 millones de euros, los segundos ascenderán a 52,5 millones de euros, un 1,22 % más que este año.

El Congreso prevé una subida de las retribuciones de los empleados públicos de esa Cámara y quizá también de los diputados.

Lo que sí es seguro es que las comunidades autónomas recibirán en 2016 alrededor de 10.000 millones de euros más que en 2015 en concepto de financiación autonómica.

En cuanto a las pensiones, lo previsto es que las contributivas y no contributivas aumenten el 0,25 % en aplicación del índice de revalorización que garantiza, como mínimo, una subida de ese importe.

El año pasado el gasto en pensiones subió el 3,2 % y el pago de estas prestaciones se llevó 37,8 euros de cada cien euros de los presupuestos consolidados.

Las cuentas del próximo año se basan en continuar con el proceso de consolidación fiscal y con el objetivo marcado de reducción del déficit público hasta el 2,8 % del PIB con el fin de llegar al 1,4 % del PIB en 2017.

La mejora prevista de crecimiento del 3 % de la economía para el próximo año y los menores pagos por intereses de deuda también ayudarán a reducir la deuda pública y a mantener el objetivo de 2016 en el 98,5 % del PIB.

Acerca de ProfesionalesHoy 16696 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy