La bolsa griega vive un lunes negro mientras continúa la negociación del rescate

Atenas, 3 ago (EFE).- La Bolsa de Atenas reabrió hoy con un desplome tras cinco semanas de cierre por el control de capitales, en una jornada en la que el Gobierno de Alexis Tsipras ha continuado sus negociaciones a contrarreloj con los representantes de los acreedores de cara a un tercer rescate.

Se había dado por descontado que esta reapertura de la Bolsa, que el presidente de la Comisión del Mercado de Valores, Kostas Botópulos, calificó de un primer paso hacia la normalidad, iba a convertirse en un lunes negro.

Finalmente, la caída, que en la apertura rozó los 23 puntos porcentuales, se quedó en algo más de un 16 %.

Todos los analistas partían de la base de que la reapertura iba a ser dramática habida cuenta de que los inversores nacionales apenas tienen margen de actuación por el control de capitales que sigue vigente.

Mientras que los internacionales pueden efectuar compras y ventas con completa normalidad, los nacionales siguen sujetos a las drásticas restricciones que impone el control de capitales.

De esta forma los inversores griegos solo pueden comprar acciones con fondos que procedan de sus antiguas reservas, pero no recurriendo a sus cuentas bancarias normales.

Esperada era también la caída especialmente acentuada en los títulos de los bancos, que se han desplomado un 30 %.

En los últimos meses los bancos griegos han sufrido una fuerte salida de depósitos lo que, sumado a la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de cerrar el grifo de los créditos de emergencia, había llevado el pasado 29 de junio al Gobierno a imponer un corralito de tres semanas.

Al mismo tiempo, el Ejecutivo izquierdista intenta lograr a contrarreloj un acuerdo que permita solventar la crisis de los bancos e insuflar algo de oxígeno a la economía, amenazada de un nuevo golpe de recesión para este año a raíz de todos los problemas de los últimos meses.

El viceprimer ministro, Yannis Dragasakis, reconoció este fin de semana que la economía podría llegar a retroceder este año hasta un 5 %, lo que supone un golpe adicional a las negociaciones que comenzaron sobre un preacuerdo en el que el punto de partida era un crecimiento del producto interior bruto del 0,5 %.

Los representantes de la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) continuaron hoy su análisis en el Ministerio de Trabajo, con el punto de mira en la reforma del sistema de jubilaciones y el mercado laboral, que forman parte de la hoja de ruta para el tercer rescate.

Según los medios locales, el Gobierno quisiera alcanzar un acuerdo antes del 18 de agosto que posibilite el desembolso de un primer gran tramo de la ayuda, para así dos días después poder devolver al Banco Central Europeo 3.200 millones de euros que vencen ese día.

En total, según los medios, Atenas espera poder obtener 24.000 millones de euros, de los cuales 10.000 millones irían a la recapitalización de la banca, 5.000 millones para que el Estado pueda pagar retrasos a sus proveedores y cerca 7.200 millones para devolver el crédito puente que obtuvo Grecia en julio.

El monto total del tercer rescate podría ascender a 86.000 millones de euros, de los que 25.000 millones podrían destinarse a los bancos.

Para ello, sin embargo, Grecia deberá acometer una serie de reformas que además de las citadas pensiones, contempla la liberalización de algunas profesiones, el impulso del proceso de privatizaciones, cambios en el mercado laboral y la modernización del sistema administrativo.

Acerca de ProfesionalesHoy 16800 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy