Eurocloudexpo

Última hora

Moody’s descarta el impacto de la depreciación del yuan en el crecimiento global

Pekín, 18 ago (EFE).- La agencia de calificación Moody’s descartó en un informe publicado hoy que la depreciación del yuan la semana pasada decidida por las autoridades de China vaya a tener efecto sobre el crecimiento económico mundial, como tampoco sobre el del gigante asiático.

En su informe “Perspectiva Global Macro”, Moody’s mantiene su previsión de crecimiento de las economías del G20 en un 2,7 % para este año y alrededor de un 3 % el próximo, mientras que para China las deja en un 6,8 % en 2015 y un 6,5 % en 2016.

Una mayor corrección de los precios en los mercados de valores y de la vivienda en China, una “respuesta desordenada” a la subida de tipos anticipada por la Reserva Federal estadounidense (Fed) o una salida de Grecia de la zona euro son los principales riesgos para la economía mundial en los dos próximos años, según la agencia.

“La depreciación de la moneda de momento no tendrá un impacto significativo sobre el crecimiento del PIB” de China, añade el documento de la agencia de calificación.

Aunque el informe de Moody’s destaca que las tres devaluaciones consecutivas acordadas por el Banco Popular de China (central) la semana pasado han generado “preocupación” sobre la marcha de la segunda economía mundial, minimiza sus repercusiones.

Moody’s también desestima que la corrección en la bolsa entre junio y julio influya de forma relevante en el crecimiento chino porque las acciones valen más que hace un año, por el limitado ahorro de los hogares que se destina al mercado de valores y por la baja dependencia de las empresas de los parqués.

La agencia de medición de riesgos presta más atención a los posibles efectos que las medidas de estímulo del Gobierno chino puedan tener sobre el crecimiento del país, que dependerá de los tiempos y de la naturaleza de las políticas adoptadas.

“La gama y el tamaño de las medidas de estímulo que han sido implementadas ha sido más amplio y más grande de lo que pensábamos que fueran necesarias”, admite Moody’s, que añade que eso “sugiere que la economía china es más débil” de lo esperado.

La agencia de calificación prevé que Pekín seguirá adoptando medidas de apoyo para apuntalar en la segunda mitad del año un crecimiento económico que en el primer semestre fue de un 7 %, por debajo del 7,4 % registrado en 2014.

El frenazo del gigante asiático se verá neutralizado, según Moody’s, por la recuperación de Estados Unidos, para el que anticipa un crecimiento de un 2,4 % este año y un 2,8 % en 2016, impulsado por la “robusta creación de empleo, altos beneficios corporativos, favorables condiciones financieras y la demanda acumulada”.

En la zona euro, la entidad pronostica un crecimiento de un 1,5 % para 2015 y 2016 favorecido por la debilidad del euro y los bajos precios del petróleo, aunque apunta que no hay pruebas ni en la inversión, ni en la productividad, ni en el empleo de que las reformas estructurales hayan cambiado el potencial de la región.

Moody’s rebaja sus perspectivas de crecimiento para Brasil, donde estima una contracción del PIB de un 2 % en 2015 y un estancamiento en 2016 por los coletazos de la crisis de Petrobras, y México, para el que calculan un crecimiento de un 2,3 % y un 3 % en esos mismos años por los bajos precios del crudo.

Sobre el petróleo, la agencia de calificación prevé que el incremento de la oferta siga superando a la demanda, por lo que espera que el barril de Brent se mantenga en 55 dólares este año y repunte hasta los 57 dólares en 2016.

“La recuperación de Estados Unidos y, en menor extensión, la zona euro y Japón, se compensará con la ralentización de China, el bajo o negativo crecimiento en América Latina y sólo una gradual recuperación rusa”, dijo la autora del informe y vicepresidenta de Política Crediticia de Moody’s, Marie Diron, en un comunicado.

Acerca de ProfesionalesHoy (11577 artículos)
Equipo editorial de ProfesionalesHoy