El BCE está dispuesto a aplicar más estímulos tras bajar las previsiones

Fráncfort (Alemania), 3 sep (EFE). – El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, mostró hoy que la entidad monetaria está dispuesta a introducir más estímulos monetarios y modificar el programa de compra de deuda tras bajar notablemente las previsiones de crecimiento e inflación.

Previamente el consejo de gobierno del BCE, reunido en Fráncfort, decidió dejar inalterada su tipo de interés rector en el mínimo histórico del 0,05 %.

Draghi explicó en conferencia de prensa que existen nuevos riesgos a la baja para las perspectivas de crecimiento y de inflación por la ralentización de las economías emergentes, como China, y la caída del precio del petróleo.

“La información disponible indica una recuperación económica continuada pero algo más débil y un incremento de las tasas de inflación más lento que en las expectativas anteriores”, dijo Draghi.

La caída del precio del petróleo es el mayor riesgo para la inflación, pero Draghi consideró que, de momento, “se trata de efectos transitorios”.

El presidente del BCE destacó que se producen fuertes fluctuaciones en los mercados financieros y de materias primas e hizo hincapié en la voluntad y capacidad del consejo de gobierno de actuar.

Draghi dijo que “el programa de compra de deuda proporciona suficiente flexibilidad en términos de ajustar su tamaño, composición y duración”.

El euro cayó con fuerza y se cambió a 1,11 dólares tras las declaraciones de Draghi, frente a los 1,1233 dólares en las últimas horas de la negociación europea del mercado de divisas de la jornada anterior.

El BCE revisó una décima a la baja las previsiones de crecimiento en la zona euro para este año, hasta el 1,4 %, y dos décimas las de la inflación, hasta el 0,1 %, frente a las previsiones realizadas en junio.

Ahora, el BCE estima que la economía de la zona del euro crecerá en 2016 un 1,7 % (frente al 1,9 % previsto en junio) y en 2017 un 1,8 % (frente al 2 % de junio).

La entidad prevé ahora que la inflación de la zona del euro se situará en 2016 en el 1,1 % (1,5 % pronosticado en junio) y en 2017 en el 1,7 % (1,8 % pronosticado en junio).

Draghi recordó que el crecimiento de la zona del euro fue del 0,3 % en el segundo trimestre, menos de los esperado, y que la inflación en la zona del euro se mantuvo en agosto en el 0,2 % interanual, como en julio.

“Los últimos indicadores de las encuestas señalan un ritmo similar de crecimiento del producto interior bruto (PIB) en la segunda mitad del año”, señaló.

“Esperamos que la recuperación económica continúe, aunque a un ritmo menor de los esperado anteriormente”, dijo el presidente del BCE.

Añadió que la entidad monetaria comprará deuda pública y privada por valor mensual de 60.000 millones de euros hasta finales de septiembre de 2016 y, en definitiva, hasta que suba la inflación a casi el 2 %.

El economista jefe de Commerzbank, Jörg Krämer, prevé que el BCE relajará más su política monetaria en su reunión de diciembre.

“Un incremento del volumen mensual de compra de deuda es más probable que una mera continuación de las compras más allá de septiembre de 2016”, según Krämer.

El consejo de gobierno del BCE decidió aumentar hasta el 33 %, desde el 25 %, el límite de deuda pública que puede comprar de cada emisión, para mejorar el funcionamiento técnico del programa.

Esta modificación señala implícitamente la disposición del consejo de gobierno a aumentar los estímulos monetarios porque de hecho aumenta el volumen de bonos elegibles que puede comprar.

“El BCE está en función de alerta, escudriñando los cambios en las economías emergentes para calibrar si el daño a las perspectivas de los precios de la zona del euro es temporal o más real. En este último caso, será inevitable una ampliación del programa de compra de deuda”, según el economista jefe para la Eurozona de UniCredit, Marco Valli.

Acerca de ProfesionalesHoy 16297 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy