El Banco Europeo de Inversiones ofrece su ayuda ante la crisis de los refugiados

Luxemburgo, 11 sep (EFE).- El Banco Europeo de Inversiones (BEI) ha ofrecido hoy respaldo financiero a los países de la Unión Europea (UE) ante las “enormes” inversiones que serán necesarias para hacer frente a la crisis de los refugiados.

Además, varios países han trasladado a la Comisión Europea (CE) su deseo de que sea flexible a la hora de evaluar el impacto de los esfuerzos financieros que se hacen en este sentido, dentro de las reglas europeas de disciplina fiscal sobre el déficit y la deuda.

“He dicho a los ministros que el BEI está dispuesto a ayudar. Somos muy rápidos cuando se trata de desastres naturales, terremotos o inundaciones o crisis parecidas. Entonces es lógico que haya que hacer ofertas parecidas cuando se trata de un desafío humanitario”, afirmó el presidente de la entidad, Werner Hoyer.

Durante una comida con los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) que se encuentran en Luxemburgo para una reunión informal del Ecofin, Hoyer planteó la opción de que el BEI ofrezca su respaldo a los Veintiocho, lo que se ha discutido de manera “muy proactiva” y “ha tenido muy buen eco” por parte de los países.

“Hemos hablado de los refugiados, porque el BEI tiene medios y está dispuesto a darlos y a trabajar con las ciudades. Éstas necesitan dinero y el BEI podría cofinanciar”, afirmó por su parte el ministro de Finanzas de Luxemburgo, Pierre Gramegna.

“El BEI quiere hacerlo en este caso también. Y la idea ha sido acogida muy positivamente por ministros”, dijo el titular luxemburgués, que ejerce hoy como anfitrión de la cita de ministros del Ecofin informal.

“El BEI puede estar involucrado en diferentes modos de formación de capital, sabemos que la crisis de los refugiados cuesta dinero, no se cuestiona eso, habrá dinero nacional, europeo y también del BEI”, aseguró por su parte, el ministro de Finanzas de Finlandia, Alexander Stubb.

“Los Estados miembros, las regiones y la UE van a poner financiación. Pero van a tener que ser sumas enormes y, para lograr un efecto real, habrá que apalancar el dinero”, recalcó Hoyer.

Indicó que se puede “sacar lo máximo” de la financiación de presupuestos públicos y de créditos con condiciones muy ventajosas por parte de la entidad con sede en Luxemburgo.

Detalló que en primer lugar es necesario saber cuánta financiación pública es necesaria apalancar, punto en el que aseguró “ser muy creativo”.

“Sabemos que las necesidades son muy elevadas, porque los países tienen que financiar todo, ya sea cursos de idiomas, educación de los niños, viviendas… Por eso es bueno que se pueda ayudar con todos los medios y eso lo hará la BEI”, dijo Gramegna.

Hoyer recordó también que los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión se reúnen en octubre en Bruselas, momento en el que “habrá presión para sacar adelante estas cuestiones”.

La ministra sueca, Magdalena Andersson, destacó que una vez que los refugiados comiencen a vivir en Suecia, contribuirán también a la economía mediante sus empleos y consumo, entre otras cuestiones, lo que consideró importante de cara al “reto demográfico” que afronta Europa con una población cada vez más envejecida.

“El impacto económico de esta migración no es un impacto negativo, coincidió el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros”, Pierre Moscovici.

Moscovici reconoció estar al corriente del deseo de varios países de que la CE abra la mano a la hora de contabilizar los esfuerzos financieros en la crisis de refugiados, pero indicó que Bruselas debe aplicar las reglas de disciplina fiscal.

“Estoy al corriente de que Austria, Italia, Irlanda y también Luxemburgo lo han pedido a la Comisión. Vamos a examinarlo en el marco de nuestras reglas porque debemos también mantenernos en nuestros compromisos con las reglas” europeas de supervisión y disciplina fiscal, que incluyen cuestiones como el control del déficit público para mantenerlo por debajo del 3 %, indicó.

Acerca de ProfesionalesHoy 14937 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy