El reto mundial es gestionar la transición en China y el alza de tipos en EE.UU., afirma Lagarde

Washington, 30 sep (EFE).- La economía mundial se ha ralentizado en 2015, arrastrada por las dudas sobre China y el inminente alza de tipos de interés en EEUU, por lo que el reto es ahora gestionar estas “dos grandes transiciones”, advirtió hoy, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

“Vemos que el crecimiento global es desalentador y desigual (…). Probablemente será más débil este año que el pasado, con solo una modesta aceleración esperada para 2016”, indicó Lagarde en su tradicional conferencia antes que se celebre la Asamblea Anual del organismo, que tendrá lugar en Perú la próxima semana.

En concreto, el próximo martes será cuando el Fondo desvele su informe de cabecera “Perspectivas Económicas Globales”, en el que actualizará sus proyecciones de crecimiento, que en julio fueron de 3,3 % para este año y 3,8 % para 2016.

Para Lagarde, el curso de la economía mundial en el futuro inmediato vendrá marcado por “las dos grandes transiciones” que suponen la desaceleración de China en busca de un modelo de crecimiento menos enfocado en las exportaciones y el inicio del ajuste monetario en EEUU, con la inminente subida de tipos esperada para antes de fin de año.

“Ambos cambios son necesarios y saludables (…) y positivos para el mundo. El desafío es manejarlos de la manera más suave y eficiente posible”, agregó Lagarde en el acto organizado por el Council of the Americas en un hotel del centro de Washington.

Por un lado, la ralentización de China es uno de los principales factores detrás del descenso de los precios de las materias primas, mientras que el ajuste monetario contribuirá aún más a la apreciación del dólar y pondrá más presión sobre las deudas de los emergentes denominadas en la divisa estadounidense.

En este contexto, y después de años de preocupación por las economías avanzadas, afectadas por la aguda crisis de 2008-9, las sombras ahora se ciernen sobre las economías emergentes, que habían sido el motor del crecimiento en los últimos años.

Los países emergentes, subrayó Lagarde, se dirigen “hacia su quinto año consecutivo de rebaja de su ritmo de crecimiento económico” y sólo India sobresale como “un punto brillante”.

En concreto, citó que además de la transición mencionada de China, “Rusia y Brasil enfrentan serias dificultades”, y Latinoamérica encara “una brusca desaceleración”.

Insistió, por ello, en que las economías de la región latinoamericana “necesitan restaurar el grado de credibilidad, la certidumbre en términos de qué cambios van a adoptar, y hacia qué tipo de diversificación quieren avanzar” para desligarse de la excesiva dependencia de las exportaciones de materias primas.

Las últimas previsiones del FMI de julio situaban el crecimiento de la economía latinoamericana en apenas un 0,5 % para 2015.

Sin embargo, algunos analistas consideran que América Latina podría acabar el año en crecimiento negativo

Por contra, Lagarde celebró que las avanzadas hayan comenzado a salir del pozo.

“La moderada recuperación se está fortaleciendo en Europa, Japón está volviendo al crecimiento positivo y la actividad en EEUU y el Reino Unido sigue siendo sólida”, indicó la exministra de Finanzas de Francia.

La Asamblea Anual del FMI y el Banco Mundial, que se celebrará del 6 al 11 de octubre en Lima, supone el regreso de la institución a América Latina después de más de cinco décadas, cuando esa reunión tuvo lugar por última vez en la región en Río de Janeiro en 1967.

Acerca de ProfesionalesHoy 13533 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy