Más de mil personas piden en Galicia un reparto “justo” de las cuotas del cerco de pesca

Sada (A Coruña), 8 nov (EFE).- Más de un millar de personas ha pedido hoy en el municipio coruñés de Sada un reparto “justo” de las cuotas del cerco, un sector, han recordado, que ya no puede faenar en Galicia, y una situación que deja sin ingresos a 1.200 familias.

Durante una hora, unas 1.500 personas se han manifestado tras la pancarta “O Mar é noso, defendámolo. Por un reparto xusto de cuotas” (El mar es nuestro, defendámoslo. Por un reparto justo de cuotas).

Marineros de diferentes municipios gallegos se han unido a esta iniciativa, que ha sido apoyada por diferentes personalidades políticas y ciudadanos que se solidarizan con la situación.

El problema del cerco, han explicado los impulsores de esta acción reivindicativa, es que ha agotado la cuota máxima que obtuvo en el reparto tras la asignación de la Unión Europea a España, que los marineros consideran baja porque se basa en criterios históricos y no en necesidad y dependencia real de la pesca.

El armador Manuel Presas ha detallado a los medios de comunicación que antaño “cada barco podía coger 10.000 kilogramos en un día entre jurel y sardina”, pero “ahora hay barcos que no tienen los 10.000 kilos ni para todo el año”.

La Asociación de Armadores de Cerco de Galicia (Acerga), que agrupa a 120 embarcaciones que dan empleo directo a 1.200 familias, devolvió el pasado 19 de octubre sus roles tras amarrar sus barcos porque se agotaron unas cuotas que consideran “míseras”.

El presidente de Acerga, Juan José Blanco Agraso, explicó a EFE que esta medida se tomó después de que se cerrase “el caladero que quedaba”, pues ahora entre todos los barcos apenas podrían conseguir un ingreso de 6.000 euros al mes.

La asociación culpa al reparto de las cuotas del Plan de Gestión del Cantábrico Noroeste de las actuales “cuotas míseras” que tiene una Comunidad en la que la pesca tiene un “componente socioeconómico importantísimo” con “muchos más tripulantes que en ningún lado”.

“En 2013 se hizo un reparto de las cuotas-especies entre todos los buques de cerco. Se tomaron unos criterios en los que prima el histórico de capturas y Galicia salió muy perjudicada, porque llevaba 35 años con una regulación que establecía un tope de capturas y pesca por buque y día”, añadió.

Ahora la cuota del jurel está acabada, igual que la de la anchoa, que terminó en febrero, y apenas queda un ocho por ciento de la caballa, aunque no es suficiente para “garantizar la actividad económica” en el mundo de la pesca.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, dijo esta semana que espera “diálogo permanente” de un “sector unido” para conseguir un “mayor rendimiento económico para las empresas sin caer en la sobreexplotación”, que es la meta de todos.

Por su parte, el secretario general de Pesca del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, Andrés Hermida, aseguró que no está “en contra de hacer modificaciones o revisiones”: “Si hay un sector mayoritario, Acerga es una mayoría minoritaria, que plantea un nuevo acuerdo de reparto, por supuesto que lo revisaríamos”, agregó.

De momento, “estos acuerdos están en vigor y en el medio de la partida no podemos hacer ningún tipo de modificación”, pero “al final de esta campaña” se hará una revisión “para ver qué se puede mejorar”, abundó.

Espera Hermida “una propuesta de consenso del cerco del Cantábrico Noroeste”, que incluye País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia, donde hay 149 embarcaciones de las que “37 están fuera de Acerga” y parece “que no tienen problemas”.

Mientras, ve factible, ya que no han consumido su cuota de caballa, que consigan “un cambio con otras provincias” que tengan remanente en jurel.

Acerca de ProfesionalesHoy 13579 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy