La cúpula de Afinsa se sienta en el banquillo nueve años después del fraude

Madrid, 15 nov (EFE).- Los catorce miembros de la cúpula de Afinsa se sentarán en el banquillo de los acusados a partir del próximo jueves, día en que la Audiencia Nacional les comenzará a juzgar nueve años después del estallido del escándalo del fraude de los sellos, por el que se enfrentan a hasta 19 años de prisión.

El escándalo que sacudió a la entidad tras su intervención y la de Fórum el 9 de mayo de 2006 le supuso un agujero de cerca de 2.000 millones y afectó a 200.000 ahorradores que depositaron su dinero en Afinsa para que ésta realizase contratos de inversión en sellos con la promesa de altas rentabilidades.

Después de una larga instrucción a cargo del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, la Fiscalía Anticorrupción ha terminado pidiendo 19 años de cárcel para el expresidente de Afinsa Juan Antonio Cano; 16 para el exconsejero Carlos de Figuereido; 15 para los ejecutivos y exmiembros del Consejo Albertino de Figuereido y Vicente Martín, y 13 para Emilio Ballester.

En sus conclusiones provisionales, el Ministerio Público les acusa de estafa, insolvencia punible, falseamiento de cuentas, blanqueo y fraude.

Además, considera autor de los dos primeros delitos al exconsejero Joaquín José Abajo, para quien solicita 11 años de cárcel y que indemnice conjunta y solidariamente junto a los anteriores con 2.574 millones a los 190.022 afectados, a lo que habrá que restar lo que ya hayan hecho efectivo en el procedimiento concursal.

Mientras, señala como cómplices de estafa a Francisco Guijarro, para el que se piden ocho años también por blanqueo y fraude a la Hacienda Pública; a Gregory Manning, que se enfrentará a cinco años de prisión; Esteban Pérez y Ramón de Egurbide, a cuatro, y Ramón Soler, a tres.

Por último, reclama dos años y medio para Juan y Jordi Domingo por un delito contra la Hacienda Pública, y dos para Francisco Blázquez por falseamiento de cuentas anuales.

Según la Fiscalía, Afinsa desarrolló entre 1998 y 2006 un negocio de captación de ahorro masivo de “apariencia lícita” al ofrecer contratos de inversión en sellos con el atractivo de unas elevadas rentabilidades.

Sin embargo, estos sellos, que debían soportar el importe de la inversión, tenían “un valor ínfimo” en relación con las cantidades entregadas por los clientes y las rentabilidades satisfechas no se correspondían con la revalorización de la filatelia, sino con las aportaciones de nuevos inversores.

Los fiscales encargados del caso, Alejandro Luzón y Juan Pavía, intentarán demostrar que la “única” viabilidad del negocio consistía en “reproducir ‘ad infinitum’ esa misma práctica defraudatoria” con nuevos clientes, creando una “suerte de negocio piramidal”.

El juicio, que inicialmente está programado hasta el 20 de enero del próximo año, se celebrará ante la sección primera de la sala de lo penal.

Al margen de la investigación penal, el Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid ya calificó de culpable el concurso de la sociedad en octubre del año pasado y condenó a Cano Cuevas, Carlos de Figueiredo y Martín Peña a 15 años de inhabilitación para administrar bienes y a restituir el agujero ocasionado.

Pero esta sentencia absolvía al fundador y exconsejero Albertino de Figueiredo y al resto de colaboradores, al considerar que no actuaron como administradores en los años anteriores al concurso, aunque deberán volver a sentarse en el banquillo la próxima semana para responder por la vía penal.

Acerca de ProfesionalesHoy 13118 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy