La ASEAN llega al mercado único sin resolver las disputas territoriales

Kuala Lumpur, 20 nov (EFE).- La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) ultima la declaración este fin de semana de sus diez economías como mercado único, en una cumbre marcada por las disputas territoriales y el terrorismo, con la presencia de Barack Obama.

En el encuentro de líderes que comienza mañana en Kuala Lumpur, el grupo declarará el establecimiento de la Comunidad ASEAN, un proyecto formulado en 1997 para fortalecer la cooperación económica, cultural y en seguridad entre los países miembros.

La ASEAN nació en 1967 como una alianza contra el avance del comunismo en la región formada inicialmente por Filipinas, Indonesia, Malasia, Singapur y Tailandia, a los que se unió Brunei en 1984 poco después de alcanzar su independencia.

Con el final de la Guerra Fría el grupo se reinventó como un agrupación de desarrollo compartido y reforzó su vocación regional con la incorporación de Vietnam en 1995, Laos y Birmania (Myanmar) en 1997, y Camboya en 1999.

Esta transformación es la que el grupo quiere culminar con la creación de la Comunidad ASEAN, un espacio de 622 millones de habitantes con un PIB conjunto de 2,5 billones de dólares y una tasa de crecimiento que en 2014 fue del 4,7 por ciento.

Los diez países persiguen la creación de un mercado y una base de producción única -con libre circulación de capital, servicios, bienes, inversión y personal cualificado- y consolidarse como el tercer bloque comercial del mundo tras Europa y Norteamérica.

La declaración no supondrá grandes cambios en el grupo que hasta la fecha ha eliminado todas las tasas en las relaciones comerciales entre sus socios, excepto Camboya, Laos, Birmania y Vietnam, que lo harán a partir del 1 de enero de 2016.

Como bloque, ASEAN ha firmado varios tratados de libre comercio, entre ellos uno con China, por el que se han eliminado los aranceles en un 90 por ciento de los productos de importación, excepto en los cuatro países anteriores, que lo harán el próximo año.

También ha suscrito acuerdos de este tipo con India, que prevé eliminar tasas de importación en unos 4.000 productos en 2016, y con Australia y Nueva Zelanda, con los que ASEAN prevé eliminar las tasas en un 96 por ciento de los productos que intercambian en 2020.

En esta cumbre, el grupo aprobará la hoja de ruta de los próximos 10 años de este mercado único que deberá abordar las desigualdades internas, con socios como Singapur, que en 2014 disponía de un PIB por cápita de 56.287 dólares, frente a los 1.105 dólares de Camboya o 1.278 dólares de Birmania.

La cita de Kuala Lumpur llega sin que la organización haya unificado su posición respecto a la disputa territorial en el Mar de China Meridional que varios de sus socios mantienen con China y que ha elevado la tensión en la región.

Pekín reclama prácticamente en su totalidad este espacio marítimo salpicado por decenas de islas ricas en petróleo, gas y recursos marinos, y ha construido infraestructuras de uso militar en algunas de ellas reivindicadas por Vietnam y Filipinas.

Las demandas de Manila y Hanoi para que la asociación presente un frente común al expansionismo chino ha topado con la oposición de socios como Camboya, considerado aliado de Pekín y cuyo bloqueo sobre esta cuestión impidió la emisión del comunicado final en la cumbre de la ASEAN en 2012.

La disputa formará parte previsiblemente del diálogo durante el fin de semana, pese a las maniobras para evitarlo de China, cuyo primer ministro, Li Keqiang, participará en la reunión bilateral ASEAN-China y en el foro de Asia Oriental, donde también estarán EEUU, Japón y Corea del Sur.

El presidente de EEUU, Barack Obama, que llegó hoy a Malasia, instó a China a cesar la construcción de islas artificiales en las zonas en disputa, tras reunirse ayer en Manila con el presidente filipino, Benigno Aquino, a quien reiteró su apoyo en el litigio territorial.

Otra asunto que se abordará será la seguridad, que ha sido reforzada tras los últimos atentados en París y las informaciones obtenidas por la policía sobre un posible ataque “inminente” en Malasia.

En varios países de la región el radicalismo islámico ha cobrado fuerza desde finales del siglo pasado organizado alrededor de la organización Yemaa Islamiya, considerada el brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático.

El primer ministro malasio, Najib Razak, llamó a sus socios a adoptar medidas y reforzar la cooperación para prevenir la radicalización y la violencia extremista.

El ministro malasio de Exteriores, Anifah Aman, alertó de que la región “no está a salvo” de sufrir atentados: “es un serio peligro al que nos enfrentamos todos, por lo que debemos permanecer vigilantes y actuar con determinación en su contra”. Jordi Calvet

Acerca de ProfesionalesHoy 12559 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy