España capta 2.340 millones y vuelve a cobrar a los inversores por su deuda

Madrid, 24 nov (EFE).- España ha captado hoy 2.340 millones de euros en letras a tres y nueve meses con intereses negativos en mínimos históricos, con lo que de nuevo ha cobrado a los inversores, en vez de pagar, por su deuda a corto plazo.

De los 2.340 millones de euros adjudicados hoy, en la parte media del objetivo, que oscilaba entre 2.000 y 3.000 millones de euros, 395 han salido a tres meses con un interés marginal negativo del 0,225 %, el menor desde que existen registros, en tanto que los 1.945 millones de euros restantes han salido a nueve meses con una rentabilidad negativa del 0,071 %, también récord a la baja.

Se trata de la séptima ocasión en la que el Tesoro adjudica letras a tres meses con intereses negativos, y la segunda en la que lo hace con las de nueve meses.

En declaraciones a Efe, el analista de XTB Javier Urones ha destacado cómo continúa la tendencia a la baja de los costes de financiación para el Tesoro español.

En ambos casos se han alcanzado mínimos históricos para la rentabilidad de este tipo de deuda y, de nuevo, ingreso neto para el Tesoro, “que sigue cobrando en vez de pagar por la deuda a corto plazo”.

Estos resultados, señala Urones, entran “dentro de lo normal en este escenario previo a la reunión del Banco Central Europeo (BCE) el próximo 3 de diciembre”.

Ese día, el organismo una reunión sobre tipos de interés pero, sobre todo, aclarará en qué medida está dispuesto a prolongar o ampliar sus programas de estímulo.

La mayor parte de la deuda soberana europea a corto plazo, indica el analista, entendiendo por corto plazo menos de dos años, cotiza ya ampliamente en terreno negativo; y es que los inversores particulares con un perfil conservador siguen comprobando como se cierra el abanico de posibilidades que se les presenta.

Tan solo la deuda fija corporativa, con una ligera prima de riesgo sobre la del propio país, ofrece rentabilidades que superarían en media a la inflación a vencimiento.

Pese a que a los inversores se les cobra por su deuda, al tener las letras intereses negativos, la demanda de las entidades ha sido en esta ocasión muy alta, prueba del enorme interés que despierta la deuda española.

Las solicitudes han alcanzado 7.752 millones de euros, con lo que la ratio de cobertura, que es la proporción entre la demanda y el importe adjudicado, ha sido muy alta, de 3,3 veces.

Los tipos de interés negativos no suponen que los pequeños ahorradores que inviertan en letras del Tesoro no obtengan rendimientos de su inversión, ya que en agosto de 2014 se introdujeron cambios para proteger a los inversores más vulnerables.

De este modo, las solicitudes de letras del Tesoro que se realicen en modalidad de suscripción no competitiva, que es en la que el comprador dice la cantidad que quiere adquirir pero no la rentabilidad mínima que espera, se declaran automáticamente como no presentadas si el tipo medio, que es el que sirve como referencia para estas adjudicaciones, es negativo.

La próxima subasta del Tesoro, de bonos y obligaciones a largo plazo, programada para el 3 de diciembre, va a coincidir en fecha con el evento más importante desde el punto de vista económico que queda en Europa este año, la rueda de prensa del BCE, recuerda Javier Urones.

Desde comienzos de año, el Tesoro ha captado 133.000 millones de euros, un 95,7 % de la previsión de emisión a medio y largo plazo para el ejercicio, que es de 139.000 millones de euros.

Y ello a un coste medio del 0,87 % a cierre de octubre de 2015, frente al 1,52% de diciembre de 2014.

Acerca de ProfesionalesHoy 16724 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy