Juez de Nueva York amplía el plazo en la causa por la deuda argentina

Nueva York, 1 dic (EFE).- El juez Thomas Griesa, que lleva el caso de Argentina y los fondos especulativos en Nueva York, señaló hoy el 26 de abril como la fecha de la próxima audiencia y límite para que cifren el montante de su reclamo los bonistas “me too”, que no se sumaron a las reestructuraciones ni a la primera demanda.

En una audiencia en el Tribunal Federal de Nueva York, Griesa decidió que la causa no se retome hasta el 26 de abril, tras escuchar los argumentos del abogado que representa a estos fondos sobre las dificultades de tiempo para requerir la información necesaria y concretar quiénes tienen derecho a reclamar a Argentina.

Para el abogado de esos bonistas, Saul Roffe, pensar que en abril contarán con toda la información que se necesita de instituciones de Estados Unidos, Argentina y Europa, es “realmente ambicioso”, tal y como se lamentó ante el propio juez.

Griesa, por su parte, señaló que el litigio “ya está tomando mucho tiempo”.

“No es que no quiera que todo el mundo que tenga a derecho pueda sumarse a la causa, pero tampoco puede prorrogarse eternamente”, señaló el magistrado.

Para agilizar precisamente el proceso de cifrar el monto a reclamar a Argentina, Griesa propuso utilizar como instrumento informativo un “formulario de prueba de reclamación” para que la presenten los bonistas, que no significaría reconocer su derecho pero sí ayudaría a la corte a llegar a una cantidad de daños y bonistas elocuente.

Las partes tienen hasta el 10 de diciembre para presentar sus propuestas de formulario.

Acotar la clase de bonos susceptibles de ser incluidos en el caso fue una petición de la Corte de Apelaciones a Griesa el pasado 16 de septiembre.

El magistrado ya ha definido por anticipado que serían aquellos que no se hubiesen traspasado desde que empezó la causa (bonos de pertenencia continuada) y no los que se compraron o vendieron durante el proceso.

Esta tercera parte del litigio se refiere a bonistas que no se acogieron a las reestructuraciones propuestas por Argentina en 2005 y 2010 y que tampoco emprendieron acciones legales individuales contra el país suramericano.

Cuando avanzó la causa de los “fondos buitres”, que tienen una sentencia a favor de pago de 1.300 millones de dólares más intereses en concepto de bonos sin reestructurar, estos bonistas desempolvaron su causa para sumarse a los beneficios logrados por los fondos NML y Aurelius, de ahí que se les apodara los “me too” (los “yo también”).

Acerca de ProfesionalesHoy 12567 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy