Un miembro del Banco de Japón alerta de los efectos negativos de la flexibilización

Tokio, 7 dic (EFE).- Takehiro Sato, el miembro de la junta de política monetaria del Banco de Japón que más reticente se ha mostrado a ampliar el masivo programa de flexibilización de la entidad, alertó hoy de que mantener o intensificar el estímulo puede empezar a generar efectos negativos.

El economista dijo hoy en un discurso pronunciado en Nara (oeste de Japón) que, mientras los efectos de la caída del petróleo siguen neutralizando la subida del IPC que persigue el paquete de estímulo, los consumidores ya están sintiendo los efectos de la inflación en el día a día.

El BoJ activó en abril de 2013 un programa de compra masiva de activos de cara a fijar la inflación interanual en torno al 2 por ciento para 2015 y terminar así con la etapa deflacionaria que ha vivido el país en las dos últimas décadas.

Sin embargo, la caída del crudo ha contrarrestado los efectos sobre el índice de precios al consumo (IPC), que en octubre cayó por tercer mes consecutivo un 0,1 por ciento interanual.

Por otra parte, la inflación subyacente -que excluye energía y alimentos por su volatilidad- fue en ese mismo mes del 0,7 por ciento interanual.

Sato insistió en que “existe la posibilidad de que el público sienta un alza excesiva de los precios” pese a que el IPC sea negativo “y ello provoque muchas distorsiones en su ánimo y en actitud hacia el gasto”, según el texto de su discurso, publicado por el BoJ.

Las palabras de Sato llegan en un momento en el que muchos analistas e inversores tratan de atisbar una ampliación adicional del programa de estímulo ante la ralentización de la meta inflacionaria de la entidad y de la propia economía japonesa.

Acerca de ProfesionalesHoy 15316 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy