Diez países de la UE pactan las “líneas generales” de la tasa a las transacciones

Bruselas, 8 dic (EFE).- Diez países de la UE, entre ellos España, han pactado las “líneas generales” de los instrumentos financieros que se gravarán mediante la tasa a las transacciones financieras, después de que Estonia se saliera del proyecto.

“Es un paso importante y probablemente esencial para acabar” el trabajo sobre la tasa después de cuatro años de negociaciones, señaló el ministro austríaco de Finanzas, Hans Jörg Schelling, en el debate público del consejo de ministros de Economía de la Unión Europea (UE), el Ecofin.

Los diez países miembros que permanecen en el proyecto han preparado un texto que incluye las líneas generales sobre las características que debe tener la tasa en cuanto a las acciones y los derivados que se incluirán, así como sobre el alcance territorial que se aplicará cuando se implante el gravamen.

El texto, de una sola página, se ha elaborado después de que anoche se reuniera el grupo de países que quieren proceder con la tasa para intentar desbloquearla finalmente.

“Si hay un acuerdo sobre esta propuestas, en base a estas características, los expertos deben elaborar unas tasas adecuadas en colaboración con la Comisión Europea y preparar el texto legislativo, a ser posible en un plazo de un mes”, señaló Schelling, quien ha liderado los trabajos del grupo.

“Solo hemos preparado las características bajo las cuales pensamos que la tasa puede ser implementada. No hemos establecido la implementación”, recalcó.

El ministro luxemburgués, Perre Gramegna, señaló que se trata de un “paso transicional” y que el documento ahora tendrá que ser trasladado a un texto legislativo.

El objetivo es llegar a un acuerdo sobre este texto hasta el verano, señaló el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, preferiblemente en junio.

El titular español, Luis de Guindos, afirmó que los diez países “han establecido la base para acciones futuras” para implantar la tasa, lo que demuestra, a su juicio “la voluntad de los Estados miembros de proseguir con la tasa”.

El texto presentado hoy en el Ecofin prevé que se gravarán todas las transacciones con acciones que se negocian intra-día, así como todas las operaciones en la cadena salvo los de agentes y miembros de cámaras de compensación (cuando actúan como facilitadores).

Además, a fin de mantener la liquidez en mercados que sufren falta de liquidez, se puede implantar una exención “reducida”.

En cuanto al alcance territorial, “se está estableciendo si es mejor comenzar con la tasa solo sobre las acciones emitidas en el Estado miembro que participa en el gravamen”, consta en el texto.

Unos elementos importantes en esa determinación incluyen los riesgos de deslocalización y costes administrativos.

En lo que se refiere a los derivados, el alcance será una combinación del principio de residencia y del emisor, con una aplicación del principio de contraparte.

Los diez países sostienen que el gravamen “debe basarse en el principio de la base más amplia posible y tasas bajas, y no debería impactar en los costes de la deuda soberana”.

La única línea roja de España era que no hubiera ningún tipo de gravamen sobre los derivados de deuda pública.

En un último punto del documento consta que los Estados miembros han acordado que se necesita más análisis con respecto al impacto de la tasa sobre la economía real y los sistemas de pensiones.

También recoge que “el impacto negativo sobre la economía real y los sistemas de pensiones debe ser minimizado”.

El texto también refleja que la “viabilidad de la tasa para cada país debe ser requerida” y no solo tenida en cuenta.

Acerca de ProfesionalesHoy 16788 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy