Eurocloudexpo

Última hora

España capta 2.900 millones en letras a punto de cerrar las emisiones de 2015

Madrid, 15 dic (EFE).- España ha captado hoy 2.933 millones de euros en letras a tres y nueve meses por las que ha cobrado a los inversores ya que las ha adjudicado con intereses negativos, a punto de cerrar, el próximo jueves, las emisiones de deuda de 2015 y de cubrir todas sus necesidades de financiación para el ejercicio.

Se trata de la octava ocasión en la que el Tesoro ha cobrado a los inversores por su deuda a tres meses, y la tercera en la que lo hace a nueve meses, si bien en esta ocasión ha cobrado algo menos.

De los 2.933 millones de euros colocados hoy, 1.210 han salido a tres meses con un interés marginal negativo del 0,16 %, un poco más caro que el aplicado en noviembre, que fue también negativo del 0,225 %; los 1.723,10 millones de euros restantes se han adjudicado a nueve meses con una rentabilidad negativa del 0,002 %, frente a la del mes anterior (-0,071 %).

La demanda de las entidades se ha elevado a 5.628,2 millones de euros, con lo que la ratio de cobertura, que es la proporción entre las solicitudes y el importe adjudicado, ha alcanzado 1,9 veces.

Pese a que en esta ocasión el Tesoro ha cobrado algo menos a los inversores, ello no altera el hecho de que sigue cobrando por su deuda y se ha instalado de forma permanente entre los países que cobran por su deuda, como Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Irlanda, Francia, Alemania, Italia y Holanda.

Desde XTB, el analista Javier Urones explica que el Tesoro no ha conseguido rebajar sus costes en la última subasta de letras del año, “pero va camino de firmar un excelente ejercicio de financiación”.

En su opinión, las últimas caídas de la renta variable -que en el caso del IBEX han provocado una racha de diez sesiones consecutivas de descensos, la mayor de su historia-, unido a la tensión previa a la subida de tipos en Estados Unidos, prevista para mañana, han servido como excusa a los inversores para no animarse a comprar hoy, en la misma medida que en otras ocasiones, deuda soberana a corto plazo.

Además, añade Urones, el mercado se encuentra lo suficientemente revuelto como para tratar de sacar rentabilidad a corto plazo, “y eso los inversores lo saben”.

Desde enero, el Tesoro ha captado 136.900 millones de euros -sin contar la subasta indexada a la inflación-, un 98,5 % de la previsión de emisión a medio y largo plazo, que era de 139.000 millones de euros.

Y a un coste medio del 0,85 % a cierre de noviembre de 2015, frente al 1,52 % de diciembre de 2014.

España tiene aún pendiente una última emisión este año, el próximo jueves, de bonos a cinco años y obligaciones con vencimiento en julio de 2023 y julio de 2040, cuyo objetivo oscila, al igual que hoy, entre 2.000 y 3.000 millones de euros.

Esta emisión, apunta Urones, será la última del año y la primera después de la decisión de la Fed, que a estas alturas “parece muy probable que suba los tipos de interés”.

A partir de entonces, cree que el analista, entraremos seguramente en un escenario donde el alza de tipos en Estados Unidos unido a un dólar fuerte “pueden atraer inversores de renta fija y alejarlo de los países europeos”.