El Banco de Japón comprará bonos de deuda nipona a más largo plazo

Tokio, 18 dic (EFE).- El Banco de Japón (BoJ) decidió hoy extender el plazo de vencimiento de los bonos estatales que adquirirá, aunque no modificó el volumen de su programa de flexibilización monetaria, anunció la entidad tras su reunión mensual.

El banco central nipón adquirirá bonos de deuda nipona con un vencimiento de entre 7 y 12 años desde principios de 2016, mientras que hasta ahora este plazo era de en torno a 7-10 años.

El BoJ no ha decidido modificar el volumen de compra masiva de activos, que activó en abril de 2013 y que se sitúa en un incremento anual de hasta 80.000 billones de yenes (601.900 millones de euros/652.519 millones de dólares).

Asimismo, la entidad ha puesto en marcha un nuevo programa de compra de activos cotizados en la Bolsa de Tokio a partir de abril de 2016, que supondrá un aumento de sus adquisiciones en este apartado a un ritmo anual de 300.000 millones de yenes (2.263 millones de euros/2.455 millones de dólares).

Al conocerse esta decisión, aprobada por 6 votos a 3 en la junta de política monetaria de dos días del banco central nipón, el parqué tokiota entró en territorio positivo tras abrir en rojo y registrar pérdidas a lo largo de la mañana.

El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, apuntó tras la reunión en una rueda de prensa que los cambios anunciados hoy “no intentan responder a un riesgo de caída de la economía o los precios”.

Kuroda subrayó además que las medidas no se consideran una “flexibilización adicional”, al tiempo que expresó su confianza en que la tendencia a la inflación subyacente está mejorando en medio de una recuperación económica.

Para el gobernador, los nuevos pasos adoptados “ayudarán a poner en práctica compras de activos sin problemas, y así permitir al Banco de Japón hacer ajustes con rapidez si es necesario” para lograr su meta de inflación del 2 por ciento.

El BoJ también ha dejado intacta su evaluación de la economía nipona, que según la entidad “ha continuado su tendencia de recuperación moderada, aunque las exportaciones y la producción se han visto afectadas por la ralentización de las economías emergentes”.

El consumo doméstico, que representa un 60 por ciento de la economía nipona, “se está recuperando con firmeza gracias a la mejoría del empleo y al incremento de los ingresos”, señala el documento aprobado en la reunión de hoy.

La entidad también destaca la “tendencia moderada al alza” de la inversión corporativa, otro de los factores clave para la reactivación económica dentro de la estrategia del Gobierno, y también señala que la inversión pública ha disminuido ligeramente “aunque se mantiene en niveles altos”.

El documento añade que la producción industrial “continúa mas o menos plana”.

El BoJ también ha dejado intacto su análisis sobre la inflación, al señalar que el ritmo de aumento anual del Índice de Precios de Consumo (IPC) se mantiene en torno al 0 por ciento.

El documento añade que se espera “un incremento de los precios con perspectiva a más largo plazo, a pesar de que algunos indicadores recientes han mostrado una evolución relativamente débil”.

El banco central nipón activó su programa de compra masiva de activos en abril de 2013 con objeto de duplicar la base monetaria para incentivar el retroceso del yen y dejar atrás un ciclo deflacionario de casi dos décadas.

En octubre, la entidad decidió retrasar nuevamente el plazo marcado para lograr que el país registre una inflación en torno al 2 por ciento hasta finales de 2016 o principios de 2017, debido a los efectos de la caída del crudo.