Eurocloudexpo

Última hora

Vamos de rebajas, seguro que algo cae

Madrid, 7 ene (EFE).- Nada impide desde hace unos años poner las descuentos antes o después, pero el 7 de enero sigue siendo la fecha elegida por muchos comercios para el comienzo de las rebajas de invierno, y desde primera hora de la mañana mucha gente se ha acercado a las tiendas con el convencimiento de que algo caerá.

Ya no hay tantas colas como hace unos años para entrar en los conocidos grandes almacenes de la madrileña calle de Preciados, rodeados de algunos comercios que ya van por las segundas rebajas, pero esta estampa sigue poniendo el broche final a la Navidad.

Soledad es la primera en llegar a la puerta de estos almacenes, que aún están cerrados, y este año lo hace sin sus “amigas de todos los años”.

Lleva 100 euros en el bolso que no sabe si se gastará, pero después de las compras navideñas para sus nietos e hijos ahora le toca a ella hacerse regalos.

“Me quiero comprar alguna falda bonita para la playa”, dice a Efe, a diez grados de temperatura, esta señora que lleva más de quince años viniendo el primer día a las rebajas.

A su lado, Laura quiere una chaqueta de cuero y unas zapatillas, pero “seguro que cae algo más” porque “vas cogiendo, vas cogiendo…”.

Son las primeras en llegar, pero pronto se les incorpora Tamara y Sofía, dos jóvenes leonesas, que han venido a la capital de rebajas “sin presupuesto” a comprar “una cazadora, zapatos… lo que veamos”.

Según el Observatorio Cetelem de enero sobre intención de compra de los españoles, el importe medio que se va a destinar a las compras de rebajas de este año es de 241 euros, un 9 % más que el año pasado.

En todos los escaparates se leen ya “descuentos hasta del 50 %”, pero en el interior de las tiendas abundan más los 20 y los 30.

“No hay grandes chollos”, ha confesado a Efe Manu, un joven que antes de las 11 de la mañana ya se había recorrido Gran Vía y la mitad de Preciados.

Va en busca de un abrigo, pero en la mano ya carga con cinco bolsas de distintas tiendas con cosas para él.

Sí les ha sorprendido las rebajas a Belén y Matías, una pareja argentina que esperaba “un 10 o un 20 %, como se estila allá, pero no un 50 %”, aunque con el cambio de moneda, han admitido, que no hay tanto chollo.

Desde que en el verano de 2012 se liberalizase el período de rebajas, los comercios las fijan como les conviene y algunos las extienden hasta casi cuatro meses (desde diciembre hasta marzo), aunque muchos continúan la tradición y siguen comenzando el 7 de enero.

“No lo hemos notado en absoluto”, se ha justificado Enrique Hidalgo, director de El Corte Inglés de Preciados y Callao, quien ha asegurado que “la gente sigue viniendo con las mismas ganas, el mismo optimismo”.

Se ha mostrado positivo con las expectativas de esta campaña porque cree que “va a seguir la tendencia de estos últimos meses que han sido muy buenos”.

“Las navidades han sido bestiales”, decía una cajera a una clienta que hacía su primera compra, tan solo quince minutos después de abrir las puertas.

José Luis suele comprar en rebajas, pero nunca lo había hecho el primer día; la excepción viene porque “le hacen falta” unos zapatos, que hasta se ha impreso antes de acudir a comprarlos.

Tiene exactamente cincuenta euros para adquirirlos, y le va a sobrar un céntimo porque los zapatos que quiere, desde hoy, están a un 50 % de descuento.

Justo lo que hace José Luis, comprar sólo lo que necesita, es lo que recomienda la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que aconseja verificar que el precio normal y el rebajado figuran claramente, que la calidad no sea diferente a la que tenía el producto antes de ser rebajado y que se tenga en cuenta las condiciones especiales de compra de algunos establecimientos.

Y, sobre todo, guardar el recibo de compra por si “la fiebre de las rebajas” da paso al arrepentimiento.

Irene Escudero

Acerca de ProfesionalesHoy (11577 artículos)
Equipo editorial de ProfesionalesHoy