Obama destaca la recuperación económica, pero admite cambios profundos

Washington, 13 ene (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, sacó pecho en su último discurso sobre el Estado de la Unión por la recuperación económica lograda durante su mandato, pero admitió que junto a ésta se han producido “cambios profundos” que mantienen a muchos estadounidenses preocupados.

“EE.UU. tiene la economía más fuerte y más duradera del mundo. Más de 14 millones de nuevos puestos de trabajo, los dos años de mayor crecimiento de empleo desde los 90, el desempleo reducido a la mitad. Cualquiera que diga que la economía de EE.UU. está en declive está vendiendo ficción”, indicó Obama ante el pleno del Congreso.

Sin embargo, el gobernante admitió que “muchos estadounidenses” están preocupados porque la economía “ha estado cambiando de forma profunda” al citar el reemplazo de puestos de trabajo por tecnologías autómatas, la libertad de movimiento internacional para las empresas y el aumento de las desigualdades.

“Las compañías en una economía global se pueden ubicar en cualquier sitio, y se enfrentan a mayor competencia. Como resultado, los trabajadores tienen menor capacidad de negociación. Las empresas son menos fieles a sus comunidades y más y más riqueza se concentra en manos de los más ricos”, apuntó.

Según Obama, todos estos hechos han “exprimido” a los trabajadores, “incluso a los que tienen trabajo e incluso cuando la economía está en crecimiento”, y han hecho que hoy en día sea “más difícil” para una familia trabajadora salir de la pobreza, para los jóvenes empezar sus carreras profesionales y para los trabajadores jubilarse.

El presidente aprovechó su presencia ante las dos cámaras del Congreso para lanzar una crítica a los bancos de Wall Street, cuya “temeridad” fue la causante de la crisis financiera, “y no la gente que vive de ayudas gubernamentales para recibir alimentos”.

“Los inmigrantes no son la razón por la que los salarios no han subido lo suficiente, este tipo de decisiones se toman en salas de juntas que demasiado a menudo ponen los resultados trimestrales por encima de los retornos a largo plazo”, destacó Obama.

Así mismo, pidió a los congresistas la aprobación del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) por considerar que con él China no dictará las normas en esa región, sino que lo hará Estados Unidos.

Obama destacó la importancia del TPP como mecanismo para “abrir mercados, proteger a los trabajadores y al medio ambiente e impulsar el liderazgo de EE.UU. en Asia”.

“Con el TPP, China no dicta la normas en esa región, lo hacemos nosotros”, aseguró el gobernante en referencia al acuerdo alcanzado en octubre por EE.UU. con Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

Según Obama, el pacto comercial, que requiere la aprobación de los parlamentos de los 12 países firmantes para entrar en vigor, reduce 18.000 aranceles a productos hechos en Estados Unidos, “y apoya (la creación de) más puestos de trabajo de calidad”.

“Aprueben este acuerdo. Dennos las herramientas para su aplicación”, dijo el gobernante ante el pleno de las dos cámaras del Congreso estadounidense.

Obama considera el TPP como el tratado comercial más ambicioso jamás logrado y al mismo tiempo como un elemento clave de su política exterior, al priorizar la relación con la región de Asia-Pacífico para hacer frente a la influencia de China.

Respecto al sector energético, el presidente aseguró que presionará para que haya “cambios” en la forma como EE.UU. maneja el petróleo y el carbón, redoblando así su apuesta por las energías limpias y la lucha contra el cambio climático.

“En lugar de subsidiar el pasado, debemos invertir en el futuro, especialmente en las comunidades que viven de los combustibles fósiles. Por eso voy a presionar para cambiar la manera como manejamos nuestros recursos de petróleo y de carbón, para que reflejen mejor los costes que suponen para los contribuyentes y el planeta”, apuntó Obama ante ambas cámaras del Congreso.

Admitió que “nada de esto sucederá en una noche” y que hay muchos “intereses” que quieren proteger el status quo, pero aseguró que la creación de empleo, el ahorro y la preservación del planeta “es lo que merecen nuestros hijos y nietos”.

“Aunque no fuese el planeta lo que estuviese en juego, aunque 2014 no fuese el año más caluroso jamás registrado -hasta que 2015 resultó aún más cálido-, ¿por qué querríamos dejar pasar la oportunidad para las empresas de EE.UU. de producir y vender la energía del futuro?”, se preguntó.

Finalmente, Obama también expresó su esperanza de poder trabajar este año con los republicanos en el Congreso para sacar adelante “prioridades bipartidistas” como el aumento del salario mínimo.

Acerca de ProfesionalesHoy 12559 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy