Argentina, “satisfecha” tras la primera ronda negociadora con los fondos buitre

Nueva York, 13 ene (EFE).- El secretario argentino de Finanzas, Luis Caputo, salió hoy “satisfecho” de la primera reunión formal para tratar de negociar una solución con los fondos especulativos que demandaron al país en Estados Unidos.

Argentina acordó hacer una propuesta en la semana del 25 de enero a los llamados “fondos buitre” o “holdouts” que incluirá a los bonistas “me too”, aquellos que quieren hacer extensivo el fallo a favor conseguido por NML y Aurelius por 1.300 millones más intereses.

Así lo declaró a la prensa tras un largo encuentro de cinco horas de discusiones en las oficinas de Daniel Pollack, el mediador entre las partes designado por el juez Thomas Griesa.

“Estamos definitivamente satisfechos porque después de mucho tiempo nos hemos juntado y vamos a avanzar con una propuesta que esperamos que evalúen el mediador y los “holdouts” y que permita progresar”, explicó.

Caputo no dio detalles “por confidencialidad” sobre la propuesta en la que trabajan ni en las líneas rojas de las partes.

Tampoco quiso ser preciso sobre qué tenedores estuvieron en la negociación, aunque señaló que estaban presentes “los principales”.

Sí precisó que en su propuesta también estarán presentes los “me too” y que con algunos de sus representantes mantuvo una reunión bilateral tras la discusión general con Pollack.

Preguntado sobre si predice que las negociaciones serán largas, Caputo señaló que “como dice el presidente (de Argentina, Mauricio Macri) nosotros queremos dejar esto atrás”.

“Queremos negociar y estamos dispuestos y pensamos que si los ‘holdouts’ tienen la misma predisposición deberíamos llegar a un acuerdo seguro”, dijo a los periodistas.

Mientras la reunión con el mediador se encontraba a medio camino, en Buenos Aires el propio ministro argentino de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfonso Prat-Gay, avanzaba que no se debía “esperar” que “a la salida de la reunión todo esté arreglado”.

El ministro aseguró que el Ejecutivo de Macri, que asumió el poder el pasado 10 de diciembre, quiere entender “cuál es el estado de situación y cuál es la postura” de los acreedores.

“Esperemos que tengan la responsabilidad de negociar en forma seria”, señaló, subrayando que hasta ahora “el no arreglo ha sido extremadamente caro para Argentina”.

En ese sentido, recordó que el total de la deuda enmarcada en el juicio era de 2.943 millones de dólares perteneciente al cese de pagos argentino de 2001, pero que, al aplicarse los últimos fallos del juez neoyorquino Thomas Griesa, ha pasado a ser de 9.882 millones de dólares.

“Queremos resolver este problema lo más rápido y lo más justo posible”, finalizó el ministro, para quien el litigio es “una de las tantas trabas” de la economía argentina.

Precisamente, un fallo de Griesa mantiene congelados los pagos de Argentina a los acreedores que sí aceptaron las reestructuraciones de deuda, a la espera de que el país regularice su situación con los fondos especulativos.

Esta situación llevó al país a ingresar en una “suspensión de pagos selectiva”, que actualmente es la principal traba del país suramericano para acceder a los mercados crediticios internacionales.

Argentina mantiene desde hace años un largo y complicado litigio en el tribunal de Griesa con los llamados fondos “buitres” que compraron bonos después de la suspensión de pagos de 2001 que no se sumaron a los canjes de deuda de 2005 y 2010.

Después del cese de pagos de 2001, Argentina logró que el 93 % de los tenedores de bonos se acogieran a las dos reestructuraciones de 2005 y 2010, mientras que del 7 % restante, solo un 1 % acudió inicialmente a los tribunales en Nueva York.

Acerca de ProfesionalesHoy 12537 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy