La Fiscalía rebaja a 2 años la pena a Díaz Ferrán tras asumir su responsabilidad

Madrid, 28 ene (EFE).- El fiscal ha rebajado hoy de 4 a 2 años la pena pedida para el expresidente de Marsans Gerardo Díaz Ferrán después de que tanto él como el ex director general de la compañía Iván Losada hayan presentado sendos escritos reconociendo su responsabilidad en el desvío de 4,4 millones de clientes de Marsans.

En el juicio contra ellos que hoy ha quedado visto para sentencia en la Audiencia Nacional, el fiscal Daniel Campos ha rebajado la pena a la mitad en vista de esos escritos, en los que admiten “su posible responsabilidad penal y civil”, y ha defendido que “se ha demostrado que los hechos corresponden a un delito de apropiación indebida”.

Campos ha apuntado que Losada “no tenía capacidad de gestión en el grupo” durante el periodo en el que Marsans dejó de pagar a los mayoristas (2009-2010), lo que impidió a los clientes disfrutar de los viajes que habían contratado.

Por ello, ha propuesto dos años de cárcel para Díaz Ferrán y una multa de diez euros diarios durante seis meses, y para Losada un año de prisión -también le pedía 4 inicialmente- y una multa de seis euros diarios.

A ambos se les acusa de haberse apropiado de 4,4 millones de euros de Viajes Marsans entre 2009 y 2010 y utilizar ese dinero para “otros fines ajenos” -el pago de las nóminas del grupo-.

La defensa de Díaz Ferrán ha hecho llegar hoy al tribunal que le juzga un escrito en el que el que fuera jefe de la patronal reconoce haber actuado como “avalista” en las decisiones adoptadas por la administración de Marsans, razón por la que estaría dispuesto a aceptar su responsabilidad.

Sin embargo, en su último alegato Díaz Ferrán ha reclamado “justicia” y ha reiterado, como en el primer día del juicio, que “nunca administró o gestionó Marsans” sino que se limitó a confiar en su socio Gonzalo Pascual (fallecido en 2012), algo de lo que “no me arrepiento ni me arrepentiré jamás”.

“Yo no decidí qué pagar o qué no pagar porque no conocía los contratos”, ha dicho Díaz Ferrán, que ha añadido que “me extraña que las compañías aéreas no hayan reclamado el dinero que se les debe al concurso de acreedores de Viajes Marsans”.

Por su parte, en su escrito Losada ha matizado que, si bien acata las posibles consecuencias derivadas del fallo, en la época en la que fue director de la empresa -a partir de junio de 2010- se limitó a firmar los cuatro cheques con los que se autorizaban pagos a diversas empresas propiedad del liquidador del grupo, Ángel de Cabo.

El juicio no ha acabado con un acuerdo porque las acusaciones no han aceptado dicha conformidad.

El abogado de una de ellas, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), ha reconocido que no hay pruebas directas de que Díaz Ferrán estuviera implicado en la gestión de Marsans entre abril y junio de 2010, aunque, según ha añadido, era “administrador solidario”.

La acusación de las compañías aéreas afectadas ha cargado especialmente contra Losada al considerar que hay suficientes pruebas que lo inculpan.

El abogado de Losada ha reconocido “no entender la inquina” contra su representado, el cual antes de tener responsabilidad en la gestión de la empresa ya “se opuso a la decisión de pagar las nóminas” con el dinero de los proveedores.

Como en sesiones anteriores, ha señalado como principales responsables a Gonzalo Pascual y al antiguo director financiero de la compañía, Vicente Muñoz, llamado a declarar como testigo pero que finalmente no ha comparecido porque tras conocer los escritos de los acusados el fiscal ha retirado las pruebas pendientes.

Sí ha declarado el antiguo responsable de atención al cliente de IATA en España, que se ha defendido de las acusaciones de Díaz Ferrán en el primer día de juicio y ha defendido que el cese en la emisión de billetes se debió “al impago del aval solicitado dos meses antes” tras una revisión de las condiciones, “no por el impago de las tarifas mensuales”.

El exdirectivo de IATA ha respondido así a las palabras del expresidente de la patronal, que acusó a la asociación de aerolíneas de “cargarse” una compañía que podría haberse salvado de no haberse acordado el cese de la emisión de billetes aéreos en abril de 2010.

Díaz Ferrán, en prisión desde 2012, ya fue condenado a 5 años y medio de cárcel y al pago de 1,2 millones de euros por el vaciamiento patrimonial de Marsans, una pena a la que se suman los 2 años y 2 meses por el fraude a Hacienda en la compra de Aerolíneas Argentinas por Air Comet.

Acerca de ProfesionalesHoy 15824 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy