La caída del crudo sumó al PIB de 2015 hasta 0,8 puntos, según expertos

Madrid, 9 feb (EFE).- La caída del precio del petróleo ha repercutido en el aumento del 3,2 % del PIB de 2015 entre 0,5 puntos y 0,8 puntos y ha generado un ahorro en la factura energética de 11.231 millones de dólares (10.005 millones de euros), según ha estimado hoy el director de Estudios de Repsol, Antonio Merino.

Merino y los investigadores del Real Instituto Elcano, Gonzalo Escribano y Miguel Otero-Iglesias han debatido hoy sobre “La caída del precio del petróleo: implicaciones para España (y más allá)” y han coincidido en los efectos positivos de la bajada del precio del crudo sobre la economía española.

En este sentido, Merino ha afirmado que la transferencia de rentas a los consumidores por la bajada del precio de los carburantes en 2015, una media del 15 % en España, unido a la caída del IPC y a un ligero aumento de los salarios, ha provocado un mayor poder adquisitivo.

“Esto como mínimo es un 0,5 % o 0,8 % del PIB de 2015”, ha dicho, al mismo tiempo que ha recordado que en 2008 el 50 % del déficit por cuenta corriente procedía de la energía, mientras que el año pasado el saldo energético se ha reducido a la mitad.

El director de Estudios de Repsol ha analizado la repercusión de la caída del precio del barril de crudo sobre el resto de países del mundo y ha aseverado que el efecto “no es tan positivo en el corto plazo” y ha señalado que también ha demostrado que algunas economías no iban tan bien como se esperaba.

Al respecto, se ha referido a los países emergentes y a los países de la OPEP, que habían utilizado los recursos procedentes del petróleo para aumentar sus inversiones públicas y que el descenso del precio del petróleo les ha obligado a disminuir sus gastos y por lo tanto su crecimiento económico.

De la misma forma, la repercusión también ha sido negativa en EEUU, ya que “la no inversión en infraestructuras de petróleo y gas en 2015 les ha eliminado un 0,5 % de PIB”.

Gonzalo Escribano también ha advertido del “reverso” de esos beneficios para los países consumidores que se convierten en problemas para los países productores, especialmente los que tienen situaciones económicas complicadas, con pocas reservas, y sufren conflictos.

En esta categoría, Escribano ha situado a países como Irak, Kurdistán, Libia o Nigeria. También, ha añadido, que sufren países como Venezuela, Ecuador, Rusia o Irán aunque sus reservas son algo mayores.

Frente a ellos, los productores que mejor pueden afrontar la coyuntura de precios bajos son los del Golfo Pérsico ya que en países como Qatar o Emiratos Árabes Unidos el 80 % de las reservas son viables con el barril por debajo de los 40 dólares y que, por tanto, seguirán jugando un papel geopolítico clave pese al menor peso que auguraban algunos con la irrupción de los hidrocarburos no convencionales.

En el análisis por países, ha apuntado que quizá se han exagerado las consecuencias del regreso de Irán al mercado de petróleo y ha reconocido que la situación política en Argelia complica las necesarias reformas y apertura del sector energético.

De cara a la futura evolución de precios, Escribano ha señalado que asistimos a una “pugna apasionante” entre la capacidad de los productores más modernos de ajustar costes y la capacidad de los países de Oriente Medio de ajustar sus presupuestos y aguantar.

“Podemos quedar en una situación de empate entre quien posee la tecnología más avanzada y quien posee el grueso de la producción”, ha concluido.

Acerca de ProfesionalesHoy 14554 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy